Recientemente Renault oficializó que el pequeño Kwid cesó “temporalmente” su comercialización en Argentina. El modelo, que arribó al país en 2016, ya no se comercializará en el país debido a las restricciones que rigen a la importación y al cupo que se le brinda a cada terminal, de acuerdo a la marca francesa. El pequeño del rombo será reemplazado en parte por el Sandero, de producción nacional, que se comercializa desde hace bastante tiempo a un precio muy similar. 

La marca del rombo pone como factor determinante las limitaciones en términos de balanza comercial: en este caso prefiere entregar Sandero nacionales para no ocupar el cupo de importación que será reservado para otros modelos, entre ellos la nueva Duster (ver test) o mismo la futura Captur, que llegará renovada en breve.

De todas formas es válido realizar un análisis para entender la situación del Kwid, como así también la de otros modelos citadinos comercializados en el Mercosur, que no han tenido la aceptación esperada. El Volkswagen Up! o el Fiat Mobi son, en parte, ejemplos, aunque todo esto puede retrotraerse incluso más atrás en el tiempo, con el Renault Twingo o el Ford Ka.

¿Busca un citycar el público regional?

Las necesidades del público regional hacen que gran parte de las familias cuenten con un único auto a nivel familiar. El mismo debe cumplir varios roles: el de traslado de un punto A a un punto B, pero también debe ser el vehículo encargado para transitar los fines de semana en familia, o incluso las vaciones. 

El hecho de que los citycars recurran a mecánicas de cilindrada compacta, con potencia escasa, hace que todo esté al limite. Para cumplir esos roles, un motor de baja potencia, o un sistema de frenos pobre, será exigido doblemente en caso de carga extra. Y allí es donde los autos chicos comienzan a perder terreno frente a uno de un segmento superior, que incluso en algunos casos resultan hasta más económico de producir, debido a que sus plataformas son más masivas o modificables.

En Argentina, por ejemplo, nunca un auto del segmento A fue líder del mercado, salvo en breves excepciones. Sí en cambio los modelos del segmento B lideran la tabla general, o han liderado incluso cuando sus plataformas ya no eran lo suficientemente modernas o atractivas.

El precio es un determinante fundamental para convertir a un auto regional en éxito inmediato. Por ese motivo el Kwid fue rápidamente aceptado en Brasil. Sin embargo, con el paso del tiempo, las ventas comenzaron a mermar, y en ello influye el boca a boca, los comentarios o las experiencias de compradores.

¿Existe otro factor que pesa en los citycars?

En Argentina el modelo del rombo tuvo un inicio muy bueno, pero posteriormente la firma comenzó a priorizar las ventas de su hermano, el Sandero. ¿Cómo se logra eso? En base a precio: si un auto más chico cuenta con un precio semejante al de un auto de categoría superior, la respuesta en el salón de venta será inmediata.

Algo similar ocurrió en el mercado local con el Fiat Mobi o el Volkswagen Up. Nunca alcanzaron a superar fehacientemente el nivel de ventas de sus hermanos de segmento superior, pero por momentos llegaron a intimidarlos. Paulatinamente eso se fue apagando, en parte debido a los límites de importaciones, pero también a los otros factores.

En épocas de crisis, cada venta cuenta, y a mayor costo, mayor margen de ganancia. Las automotrices también deben optar por vender lo que mayor ganancia les trae aparejado para poder subsistir. Entre todas estas situaciones, el Renault Kwid dejó de ofrecerse en Argentina, tras un año magro en ventas.

La firma probablemente vuelta a importarlo en algún futuro, cuando la situación mejor. O probablemente eso no llegue a ocurrir. En Brasil Volkswagen dejó de fabricar el Up durante el año pasado, debido al elevado costo de fabricación que conllevaba comparado frente al Gol, producto al que nunca logró superar en ventas.

 

 

 

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta