La nueva generación de la Renault Duster arribó de la mano de varios estrenos: renovó su exterior e interior y debuta con motor turbo. Si bien se trata de la misma plataforma que la anterior, este SUV compacto que llega de Colombia evolucionó con respecto al modelo que reemplaza. 

En pleno auge de este tipo de vehículos en la Argentina, la nueva Duster puede seguir presumiendo ser el doble tracción más accesible de nuestro mercado. Ahora logró actualizarse en los aspectos en los que venía rezagada y por eso es probable que fidelice aún más a su público y, porqué no, sume nuevos clientes. Hay que decirlo: se trata de un vehículo que tiene verdaderos fanáticos, algo no tan común en el segmento. En este caso, probamos la Renault Duster Iconic 1.3 TCe 4×4 MT6 . 

Por fuera

El departamento de diseño de la casa del rombo logró modernizar y unificar el frontal con los nuevos productos que ya ofrecía la marca, como por ejemplo, la Pick-up Alaskan. Tomó como base a su homónimo de Dacia, que desde hace varios años se comercializa en Europa. La trompa ahora luce mucho más moderna aunque, también es cierto, menos personal.

Por detrás, vemos el gran cambio por la disposición de las ópticas que pasaron de ser verticales a cuadradas. Algunos ven reminiscencias del Jeep Renegade y otros incluso de modelos de antaño o con cierto aire retro. En general, enseguida se advierte que se trata de una Duster sobre todo por la tercera ventanilla y la forma de la luneta, similares a la anterior generación.

 

La parrilla también conserva los cromados y el gran logo de Renault. Solo que ahora lo hace con las curvas del actual family feeling. Las ópticas siguen siendo halógenas y la tecnología Led solo se reduce a la iluminación DRL. En esta versión Iconic no cuenta con el estilo off road con fenders, molduras y faros auxiliares de la Outsider (ver más versiones) sino solo con un aplique símil aluminio que, aunque luce bien, acumula suciedad por su textura rugosa.

Ese gris satinado se repite en los espejos y las barras del techo, y por debajo del portón trasero, casi cumpliendo la función del paragolpes. En los laterales, se aprecian los estribos que pese a no ser voluminosos le aportan carácter off road. Aunque no lo parezca casi que no quedó ningún panel respecto al modelo anterior. Las llantas son de 17” de nuevo y muy agradable diseño. Y la antena de techo por fin pasó para atrás y ya no arriba del parabrisas.

Por dentro

Aquí los cambios son muy notorios y casi no conserva ningún rastro de la Duster anterior. La plancha es totalmente nueva, al igual que el tablero, el volante y la central multimedia. Pasó de abundar en formas circulares a otras más rectas. Se percibe una mejora en la calidad general. Todo el entorno es color gris oscuro o negro, incluido el tapizado del techo, lo que refuerza esa sensación.  

Sin embargo, notamos que los plásticos “suenan“ huecos al tocarlos y gran parte de ellos no tienen un tacto del todo agradable. Algunos comandos, como el del control de la radio, siguen siendo antiguos, aunque no menos efectivo. Lo llamativo es que no es el mismo que el de antes. Y en el volante están las “teclas ciegas” correspondientes a las de volumen o las flechas para pasar de canción. Hablando de la dirección, ahora su asistencia eléctrica mejoró el radio de giro.

Las butacas tienen una agradable combinación de texturas y colores. Son muy cómodas y con buena sujeción lateral. En el caso del conductor, suma apoyabrazos y regulación manual de altura. Faltan espacios para dejar pequeños objetos como llaves, celular, billetera o controles remotos.

El tablero es completo con sistema mixto: relojes analógicos para cuentavueltas y velocímetro, y pantalla digital monocromática para el resto de la información. Es más claro y ofrece muchos datos pero no todos al mismo tiempo. Incluso la temperatura del agua no se muestra de manera automática, ya que solo lo hace el indicador de combustible. 

La pantalla del sistema multimedia es nueva, totalmente touch, de 8″ y con entrada USB. Posee Apple Carplay y Android Auto pero solo con cable. Tampoco dispone de cargador inductivo de celulares. Ya no ofrece los acabados tipo piano black.

Por debajo, se ubican 6 teclas de distintas funciones y los nuevos comandos de climatización, ahora sí digital y de una sola vía. Luego un espacio para dejar la llave “tipo tarjeta” como en otros modelos Renault de hace varios años. Siguiendo por detrás de la palanca de cambios, se encuentra la perilla que selecciona la doble tracción, muy similar a la de la generación anterior.

Atrás, el espacio para las piernas se redujo con respecto al modelo que reemplaza. Incluso un T-Cross es más amplio pese a ser más corto. En ese sector, la Duster no cuenta con salidas de climatización ni puerto USB. Tampoco ofrece techo corredizo ni siquiera en opción.

El baúl sigue siendo amplio: 400 litros, 75 menos que la versión 4×2. Sin embargo, si se abaten los asientos, el espacio es capaz de transportar grandes volúmenes. Solo le reclamaríamos un piso plano. Debajo de la tapa aparece la rueda de auxilio. Es de 16”, distinta marca (BFGoodrich en vez de Continental), llanta de chapa pero no del tipo temporal tradicional

Seguridad

La otra gran novedad es que ahora viene con ESP de serie, además de control de tracción y anclajes ISOfix. Pero solo cuenta con doble airbag frontal y no tiene ninguna ayuda a la conducción: solo el alerta de punto ciego en los espejos retrovisores externos. Además, recientemente, recibió cero estrellas en las pruebas de Latin NCAP, la mínima puntuación posible, debido a los nuevos protocolos de la firma que generaron polémica (ver nota). 

En marcha

Claro que lo más destacado es el arribo del motor 1.3 TCe, con turbo e inyección directa. Es un cuatro cilindros, con una potencia de 155 CV. Son apenas 12 más que el 2.0L de la anterior generación (ver prueba) pero el secreto está en el torque de 250Nm a solo 1.800 rpm. La otra ventaja es que su distribución es a cadena lo que reduce su mantenimiento.

Esta motorización es fruto del desarrollo de la Alianza con Daimler. Además de su eficiencia, ayuda a disminuir las emisiones, cumpliendo las normas Euro5, y permite alinearse a Euro6 y Euro 7. Al levantar el capot, no solo vemos que sumó otro amortiguador sino que el tamaño es más pequeño y acorde a la reducción de la cilindrada.

Su desempeño es muy bueno con una aceleración de 0 a 100 Km/h de 9,5s. Alcanza una máxima de 190Km/h en 5ta marcha y frena de 60 a 0 en algo más de 15 metros. El consumo en ciudad es de 9,9 km/l, que se elevan a 11,2 a 120, y a 17 si circulamos en ruta a 90 constantes. El tanque carga 50 litros.

Este motor turbo 1.3 es realmente muy ágil en ciudad y con la sensación de tener siempre caballos debajo del pie en la ruta. Su desempeño es muy agradable en parte por la caja de 6 marchas con una palanca corta y de recorridos precisos. 

En cuanto a la tracción 4WD cuenta con el 4×4 Monitor, que da información acerca de su funcionamiento. Sus cualidades fuera del camino se deben al sistema de tracción integral derivado de la Nissan X-Trail y un eje trasero heredado del Renault Koleos.

Mediante un dial, podremos seleccionar entre el modo de tracción solamente delantera (2WD), la tracción total inteligente (Auto) que acopla el diferencial trasero a demanda según el deslizamiento de terreno que se detecte y sin intervención del conductor, y el bloqueo de diferenciales (Lock), que fija la tracción en las cuatro ruedas, repartiendo el 57% al eje delantero y el 43% al trasero. Este último es ideal para enfrentar los terrenos más comprometidos. 

Precio y garantía

La nueva Renault Duster 1.3 T MT6 4×4 tiene un valor de 3.118.000 pesos. Solo se ofrece con caja manual de 6 velocidades. Hoy por hoy, sigue siendo el todo terreno más accesible del país. Su garantía es de 3 años o 100.000 Kms. 

Nos encantó de la Renault Duster Iconic 1.3 TCe 4×4 MT6

-Respuesta del nuevo motor turbo 1.3

-Diseño y renovación exterior e interior.

-Robustez

-Desempeño off road

-Pantalla multimedia de mayor tamaño con Apple Carplay/AndroidAuto (solo cable).

No le perdonamos a la Renault Duster Iconic 1.3 TCe 4×4 MT6

-Solo 2 airbags y sin ayudas a la conducción.

-Luces halógenas en vez de proyectores Led. 

-Espacio en plazas traseras. 

-Consumo en ciudad/autonomía. 

-Plásticos y encastres de calidad mejorable. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Por Federico Smith

Soy periodista y locutor. Desde 1997, pasé por diversos medios. Actualmente, conduzco de 5 a 6 en Radio Del Plata (AM 1030), y hablo de autos los sábados de 10 a 12 en Radio con Vos (FM 89.9). Soy porteño y un apasionado de los autos en general pero aún más de los clásicos.

Deja una respuesta