En 1972, hace exactamente 50 años se celebraron en Munich las olimpiadas, y para ese entonces BMW cedió a la organización varios autos, entre ellos el denominado como BMW 1602 Elektro: en definitiva el primer BMW eléctrico de la historia. Este prototipo, que fue utilizado incluso como apoyo durante los días que perduraron las pruebas de maratón, había sido desarrollado tiempo antes, aunque nunca sido mostrado al público hasta entonces.

Aquella unidad fue denominada como «Elektro-antrieb», que en castellano significa “accionamiento eléctrico”. Basado en el BMW «02» de producción, la marca de Bavaria desarrolló este modelo único como gran paso previo a la de idea de electrificar sus vehículos, algo que se hizo realidad cuarenta años después, con la presentación del primer BMW i3.

El 1602 Elektro estaba equipado con un motor eléctrico que rendía 32 KWh, es decir unos 43 caballos de fuerza, con los que podía alcanzar una velocidad máxima de 100 km/h, o incluso realizar el 0-50 km/h en 8 segundos. Las prestaciones no llamaban la atención, pero por entonces era lo que podía aspirar un vehículo con este tipo de propulsión.

!602 Elektro ¿Cómo era el primer BMW eléctrico?

Las modificaciones para adaptar la mecánica 100% eléctrica al popular «02» consistía básicamente en modificaciones mecánicas para tal caso. Por ejemplo estaba provisto con 12 baterías de plomo-ácido estándar de 12 voltios por debajo del capot, que tenían un peso aproximado de 350 kilogramos.

El motor eléctrico iba instalado contiguo al conjunto de baterías, accionando directamente al cardan, dando movimiento a las ruedas traseras a través del diferencial. El motor funcionaba además como generador, brindando la posibilidad de devolver algo de la energía generada a las baterías que hacían posible el funcionamiento total del vehículo.

BMW 2002: el clásico Charrúa

El BMW 02 se produjo entre 1966 y 1975, con la particularidad de haber sido llamado inicialmente como 1602. Sin embargo las opciones mecánicas hicieron que también se produzca bajo las series 1502, 1802 o la más conocida 2002.

De la última variante, popularmente conocida por la potencia del motor y del bajo peso, se creó un mito. En Argentina los BMW 2002 son muy escasos, aunque en muchos casos fueron popularmente conocidos por haber sido ensamblados en Uruguay, y vistos con frecuencia del otro lado del charco, y siendo la planta de Convex, en Montevideo, la única que ensambló estos autos fuera de Alemania.

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta