Durante 2020 Nissan revolucionó el segmento de sedanes a nivel regional, y ni siquiera la pandemia del Covid-19 pudo ante las renovaciones de gama que la marca presentó durante el año. Nosotros ya nos subimos al nuevo Sentra a comienzos de éste mismo año (ver prueba), pero nos quedó inconcluso manejar al más compacto de los renovados sedanes de Nissan, el Versa. 

Antes que nada, vale mencionar todo lo que progresó este auto en términos de diseño tras el cambio generacional. La serie anterior tenía al diseño como algo secundario, y aquí se lo ha priorizado, probablemente, para cautivar a un público más joven. A pesar del cambio drástico en su imagen, el Versa mantiene la plataforma y muchos componentes internos de la generación previa, lo que incluso sorprende aún más. 

Pero también el nuevo Versa se destaca por un incrementado nivel de seguridad, junto con más equipamiento de confort y calidad interior, que lo convierten en una interesante propuesta dentro de su segmento. 

Por fuera

El diseño exterior se muestra moderno, con la parrilla en forma de V que están adoptando todos los modelos de la marca a nivel mundial. El formato parte del Micra que se comercializa en otros mercados y que fue el sucesor del March que nosotros conocimos en Argentina desde 2012.

La versión tope de gama que probamos se caracteriza por contar con faros principales con tecnología LED, de muy buen alcance. El resto de las versiones cuentan con ópticas halogenas convencionales. En el frontal se destacan los cromados y aditamentos en color negro brillante. 

Con una postura que se eleva claramente hacia atrás, el Versa se destaca por su modernidad. Las formas dinámicas se caracterizan por trazos rectos, y las llantas de 17 pulgadas le quedan muy bien. Además tiene la altura ideal, incluso parece tener la postura de un auto europeo, por lo que queda realmente bien plantado al piso. 

En el pilar C se advierte con un quiebre brusco, que trae algunas reminiscencias del modelo previo. Sin embargo, aquí fue aliviando por un aplique en color negro, que lo suaviza y le da un estilo particular. El remate trasero está muy bien logrado, con proporciones justas para los 4,49 metros de largo que ostenta la carrocería. 

Por dentro

Es común que el diseño muchas veces vaya en contra del espacio y, en este caso, se han tenido que tomar concesiones al respecto. Claro que el anterior Versa era induscutiblemente el auto más amplio de su segmento. La nueva generación, manteniendo la distancia entre ejes, redujo algo del espacio disponible para los pasajeros traseros. 

Es que la caída del techo obligó a adelantar los respaldos traseros, por lo que el espacio disponible para las piernas se ha reducido. Si antes el Versa era un campeón, ahora se puede decir que esta en igualdad de condiciones con respecto a sus competidores directos, tales como el Chevrolet Onix Plus o el Volkswagen Virtus. Indirectamente esto terminó favoreciendo al baúl, que en la nueva generación pasa a 482 litros, frente a los 460 que disponía previamente. La rueda de auxilio es del tipo temporal. 

El diseño interior encuentra líneas modernas, con un tablero similar al que utiliza el Kicks. Tiene un gran velocímetro análogo, complementando por una pantalla con el resto de las funciones, incluyendo poder configurarlo con un cuentarrevoluciones digital de tamaño completo. La pantalla táctil central de 7 pulgadas está ubicada en posición intermedia, y cuenta con comandos principales físicos, que la hacen intuitiva y sencilla para el uso rutinario. A su vez cuenta con conexión Android Auto y Apple Carplay.

La calidad general no encuentra grandes contras, quedando levemente por encima de sus competidores directos. Ciertos detalles además elevan la percepción, como el tapizado símil cuero sobre la parte intermedia del panel central. Eso, sumado a un volante de agradable diseño y a un selector en posición elevada, se logra una postura de manejo fácilmente configurable. Todo esto ayuda para elevar la jerarquía percibida: hace suponer que incluso podemos estar manejando un auto del segmento superior. 

Confort interior

Asimismo, el Versa se destaca frente a la competencia en el equipamiento que brinda. Por ejemplo, dispone en la versión Exclusive de cámara de visión trasera, tapizados en símil cuero combinado en negro y beige, climatizador automático, control de velocidad crucero y encendido manos libres, entre otros detalles. 

En materia de seguridad todas las versiones ofrecen seis airbags y ESP de serie, pero en este tope de gama se incorporan elementos que bien podrían ser partes nuevamente de un segmento C, ya que ofrece alertas de ángulo ciego y de tráfico cruzado trasero, sensores de estacionamiento, alerta de colisión frontal con frenado autónomo de emergencia y asistente al arranque en pendientes.

En marcha

Mecánicamente, el Versa mantiene el motor 1.6 litros con 16 válvulas, pero ahora ofrece algunas mejoras con respecto a los modelos en los que ya estaba disponible. En este caso, se le incorporó nueva tecnología anti fricción, sumado a la apertura variable de válvulas, para entregar un total de 119 caballos de fuerza a 6.300 vueltas, con un torque máximo de 150 Nm a 4.000 rpm. Está acoplado a una transmisión CVT, de variador contínuo, que carece de modo manual. 

Si bien el funcionamiento del motor es enérgico en baja, ya empieza a quedar algo desactualizado frente a los motores más modernos, tal como el que usa el Onix Plus: un 1.0 turbo de 116 CV. Las marcas japonesas continúan apelando a las transmisiones CVT, que si bien han mejorado con el paso del tiempo, continúan siendo una opción que no brindan las mejores sensaciones de conducción. De todas formas, este Nissan entrega prestaciones adecuadas, como 11,5 segundos para alcanzar los 100 km/h desde cero, alcanzando los 180 km/h de velocidad máxima. 

Otros de los puntos en los que Nissan trabajó en México, lugar donde se produce, fue en la puesta a punto del chasis. En este caso, se trató de optimizar su desempeño dinámico, algo que se logró fehacientemente. Además, no se perjudicó en demasía al confort de marcha en la ciudad, aunque hay que recalcar que en badenes o cunetas puede tocar fácilmente, debido a un voladizo bastante largo. 

Para complementar su funcionamiento, los frenos lo detienen en distancias lógicas, mientras que el consumo resultó impecable: a 100 km/h recorre en promedio 20 kilómetros por litro, mientras que a 120 se pueden recorrer unos 15 kilómetros. En la ciudad, la marca también es buena: 10,5 km/l.

Precio

La gama del nuevo Versa en Argentina está compuesta por cinco configuraciones, Sense manual ($ 2.079.300), Sense CVT ($ 2.412.100), Advance manual ($ 2.487.000), Advance CVT ($ 2.659.300) y el Exclusive CVT de la nota, que tiene un precio de lista de $ 2.905.800, con una garantía de tres años o 100.000 kilómetros. 

Se trata de un valor competitivo, aunque debe disputar con el auto más vendido del mercado, el Fiat Cronos producido en Argentina. Actualmente, la falta de dólares para importar vehículos está haciendo estragos en los importados, por lo que las condiciones en las que debe competir el producto de Nissan no son para nada sencillas. Amén de esto, resulta una de las mejores propuestas del segmento, sino la más conveniente por su nivel de seguridad, diseño y tecnología. 

Nos encantó del Nissan Versa Exclusive CVT

-Su diseño completamente mejorado

-El equipamiento de seguridad

-Equilibrio de las suspensiones

-Percepción interior y calidez de uso

No le perdonamos al Nissan Versa Exclusive CVT

-Que tenga menor espacio trasero que antes

-La transmisión CVT

-Rueda de auxilio temporal

-Que esté algo expuesta la trompa en cunetas

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta