La crisis de los chips parece ir atentando poco a poco a nuevas marcas de autos, principalmente en Brasil. A los casos de Chevrolet y Volkswagen, los más resonantes y que han detenido significativamente su producción durante las últimas semanas, ahora se sumó Renault, aunque por el momento parece ser una situación controlable, que no obliga a detener por completo las líneas de montaje. 

Debido a la falta de semiconductores, atendiendo a la denominada «crisis de los chips» la planta de Renault en San José dos Pinhais, en el estado de Paraná, otorgó vacaciones a parte de su personal debido a la falta de insumos electrónicos para sus automóviles, aunque la planta no se detendrá por completo, sino que reducirá su ritmo habitual de producción. 

logan

El denominado completo Ayrton Senna produce allí a los modelos Kwid, Sandero, Logan, Duster, Duster Oroch y Captur. Allí mismo se produce la Master, aunque al parecer el faltante de componentes afecta, principalmente, a los modelos más pequeños del rombo.

Renault: también afectada por la crisis de los chips

La situación de Renault parece, de momento, poco comprometedora frente a la realidad actual por las que transitan otras marcas rivales. En el caso de Chevrolet, la producción de Onix y Tracker está prácticamente detenida desde abril: recién la actividad podría volver durante la semana próxima (ver nota). 

Por el lado de Volkswagen ocurre algo semejante: las tres plantas de la marca en el país vecino se encuentran sin actividad, y no retomarían la producción hasta fines de este mismo mes (ver nota). 

Ambas marcas han decaído notablemente en el país vecino, donde por ejemplo el Chevrolet Onix abandonó el puesto de liderazgo del mercado, cayendo durante durante el último mes al puesto 27 de la tabla general. Todo esto repercute en nuestro mercado, ya que gran parte de estos modelos son importados desde el país vecino. 

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta