A inicios de octubre del año 1891 la marca Peugeot, creada el 26 de septiembre de 1810 pero especializada en producir diversos elementos, entregó su primer automóvil de diseño propio a un cliente el 2 de octubre de 1891, hace exactamente 130 años.

El automóvil denominado como Type 3 había sido ordenado por el señor Poupardin el 27 de agosto de ese año, quien terminó siendo el primer usuario en la historia de la marca. El auto constaba de cuatro asientos, y estaba equipado con un motor de 2 HP, de origen Daimler. Desde esa fecha en 1891 a hoy, casi 75 millones de vehículos fueron entregados en los 160 países donde la marca estuvo presente.

¿Cómo fueron los orígenes de Peugeot?

La empresa familiar fue fundada en 1810 por Jean-Frédéric y Jean-Pierre II Peugeot. Tras la transformación en acería del molino hidráulico familiar en el municipio de Hérimoncourt, diferentes ramas de la familia emprendieron producciones muy diversificadas basadas en el acero (herramientas, molinos de café, sierras, piezas de relojería, bicicletas, entre otros utensillos).

Durante sus primeras décadas de existencia Peugeot intercaló periodos de independencia económica, con otros en los que necesitó socios capitalistas. Pero como particularidad, siempre figuró algún miembro de la saga familiar al frente del negocio. En 1886 Armand Peugeot se inició en la producción de bicicletas, creando un precedente en materia de movilidad.

En la Exposición Universal de París, Peugeot presentó el primer automóvil de la marca: un triciclo de vapor construido con el ingeniero Léon Serpollet, que nunca llegó a ser comercializado. 

Los primeros autos Peugeot

Finalmente en 1891 la marca produjo su primer automóvil, el Tipo 3, con la ayuda de Gottlieb Daimler. Se trataba de un automóvil de cuatro plazas, con asientos orientados hacia el interior, que era capaz de alcanzar los 18 km/h. Por entonces la compañía era liderada por Armand y Eugene Peugeot, primos entre sí, aunque el segundo no confiaba en el mundo del automóvil. 

A partir de allí la marca se dividió en dos: Armand crea la Societá des Automóbiles Peugeot, aprobando un pacto en el que se comprometía a no fabricar herramientas ni máquinas de coser, para eliminar toda competencia posible con la firma de su primo. 

A partir de 1901 la empresa comienza a exportar sus unidades a otros países, creando en poco tiempo un imperio que se mantiene vigente al día de hoy, formando subsidiarias fuera de Francia, y renovando su línea de modelos conforme al paso del tiempo y las mejoras tecnológicas. 

 

 

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta