Pocos autos tienen la suerte de ser reconocidos en todo el mundo aún por gente que no sabe del tema: el Mini es uno de ellos. Probemos. ¿Cuántos más? Una mano podría alcanzar. Escarabajo, Cinquecento, 2CV, tal vez Ferrari o un Porsche 911. No mucho más… Pero solo en el caso del ícono inglés se da la misma ecuación que logran los clásicos de VW y de Fiat. Es decir, autos que nacieron populares y que gracias a que es probable que alguna vez te hayas subido a alguno, se convirtieron en caprichos basados en la nostalgia.

Si estás de acuerdo en que los autos despiertan pasiones en muchas personas, también podrías aceptar que hay  quienes las 4 ruedas no le mueven un pelo. Sin embargo, en pocos casos se da eso que en la industria sucede muy de vez en cuando: un producto innovador que rompe con los cánones del momento. Digamos que es revolucionario. Si, además, todos quieren tener uno, eso se llama éxito. Por último, si ese nivel de ventas se mantiene en el tiempo y “envejece bien” como buen clásico, es una leyenda. 

Bueno, el Mini cumple con los tres requisitos, a tal punto que se le festejan los cumpleaños. En plural, porque nació dos veces. O cuatro, según como se cuenten las generaciones. Es que hace exactamente 20 años salía de la planta de Oxford, Reino Unido, el Mini del siglo 21. Pero no el actual.

Un poco de historia

El primer Mini fue una revolución dentro de los vehículos pequeños que perduró desde 1959 hasta el 2000. Se mantuvo cuatro décadas con la misma carrocería y prácticamente sin grandes cambios. Se vendieron más de 5,3 millones de unidades. Y cuando parecía que ya no había más cuerda, en 2001, BMW retomó esa nostalgia y la transformó en el Mini Cooper moderno que hoy conocemos. 

Y pese a su nuevo origen alemán, recuperó sus raíces británicas desde la tradicional planta de Oxford. Así volvió a convertirse en otra revolución en el mercado de los autos: en solo seis años, se fabricaron cerca de un millón de unidades del nuevo Mini. Luego llegaron dos generaciones más pero ambas manteniendo la última esencia, es decir, más acorde a estos tiempos en materia de confort, seguridad y prestaciones. 

Si se suman todos los autos vendidos con el mismo nombre en 60 años, son diez millones los Mini producidos hasta el momento. Es cierto, hubo hatch, sedán, coupé, pick up, rural, 2, 3, 4, 5 y hasta 6 puertas. Nafteros y diesel. Hoy el Mini está más vigente que nunca, tanto que hasta también es eléctrico. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Federico Smith

Por Federico Smith

Periodista y Locutor, desde 1997 pasé por diversos medios gráficos y audiovisuales. Actualmente, hablo del sector automotor en Radio 10, Radio Del Plata y Motorweb. Soy porteño y un apasionado de los autos en general pero aún más de los clásicos.

Deja una respuesta