Al momento de su lanzamiento mundial en 1983 el Ford Sierra se convirtió en toda una rareza, debido a su diseño aerodinámico y llamativo. Tanto, que el público lo veía como un automóvil «raro», algo que lo convertía en resistido. Viendo esto, desde Ford UK (la división inglesa de la marca del óvalo), optaron por encargar el desarrollo de una versión deportiva, para agregarle a la oferta del modelo un extra de imagen y deportividad, y así cautivar a un público joven. El resultado vino con la colaboración de Cosworth.

Otro de los objetivos del deportivo fue crear una base para poder homologarla en los campeonatos europeos de autos de turismo, como el BTCC (Inglaterra), o el DTM (Alemania), y hasta incluso también podría incursionar en Rally. Para que todo esto de resultado, desde Ford acudieron a su división deportiva Cosworth, con el objetivo de crear un deportivo rápido, pero a la vez accesible. Mejor dicho: mucho más accesible que sus rivales directos. 

Partiendo de la base de un motor dos litros de producción, Cosworth desarrolló una tapa de cilindros con doble árbol de levas a la cabeza, y dotando al RS con inyección electrónica y la introducción de un turbo de importantes dimensiones. De este modo el Sierra RS Cosworth desarrollaba 204 caballos de fuerza. 

Ford Sierra RS Cosworth: el turbo de moda

Tiempo después apareció incluso una variante aún más extrema, denominada RS500, dotada con un turbo de mayor tamaño con el que rendía 220 caballos, todo siempre pensando en competir. Lo más curioso de este exponente es que venía de serie con un juego de inyectores extra, desconectados, de mayor caudal. Al estar homologado de esta forma, podían colocarse en el auto de carrera sin infligir las leyes reglamentarias.

Sierra Cosworth RS 500

El Ford Sierra RS Cosworth era un auto rápido, incluso demasiado rápido si somos objetivos, ya que en estos autos no había electrónica que dosifique la potencia enviada el eje trasero, que por cierto era independiente. Frente a los BMW M3 E30, o al Mercedes-Benz 190 23 16V, el Sierra disponía de un extra de torque gracias al turbo. Tenía mejores prestaciones, con el agregado de que su precio era inferior en alrededor de un 30 por ciento.

Estéticamente sobresalía por varios artilugios de diseño, entre ellos un completo kit de carrocería con spoilers, paragolpes delantero específico, grilla frontal y llantas exclusivas, e incluso branquias para retirar el calor del interior del vano motor. Además todo esto estaba remarcado por un imponente alerón simple, unido en su parte central a la carrocería.

Potencia a bajo precio: secretos del Ford Sierra Cosworth

Al alerón le proveía mayor carga real en el eje trasero a altas velocidades. La aceleración de cero a cien km/h estaba en el orden de 6,9 segundos. En el interior los cambios no eran tan significativos, aunque sí se hacían realmente presentes. Los detalles principales pasaban por un volante deportivo de tres rayos, junto a butacas Recaro, con suficiente sujeción lateral. 

El modelo del óvalo se convirtió en un ícono de los años ochenta, ya que pasó a ser el auto deseado de las grandes masas. Es decir, un Mercedes-Benz deportivo era exclusivo para usuarios adinerados, pero el Sierra Cosworth estaba al alcance de la clase media trabajadora en muchos países de Europa. De todas formas su mayor distinción estuvo en Inglaterra, claro.

Tal fue el éxito del Sierra RS Cosworth que con el correr de los meses se volvió el auto más robado en muchos países de Europa. ¿Tanto? Sí, incluso hasta muchos dueños eran perseguidos, para cuando se detuvieran hacerse del deportivo. Además el robo no solo podía ser a mano armada: las cerraduras de los productos del óvalo por aquellos años eran muy sencillas de violar, por lo que tampoco eran un impedimento para los amigos de lo ajeno. 

Tal característica hizo que los Sierra Cosworth se conviertan en autos difíciles de asegurar, con primas de cobertura elevadísimas. Como es de esperarse muchas de las unidades terminaron en la basura, pero ahora su precio mundial está en alza, y en definitiva, continúa vigente. La variante coupé se fabricó hasta 1988, momento en el que Sierra Cosworth pasó a contar con una inédita versión sedán, que pronto también recordaremos. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta