La relación entre el cine y los autos es tan larga como fructífera. Los deportivos de James Bond como el mítico DeLorean de Volver al Futuro son claros ejemplos. Pero la televisión potenció aún más ese vínculo. Basta recordar al Batimóvil o a KITT, del Auto Fantástico, por citar solo dos casos. Cobra Kai es otro reciente fenómeno.

Ahora que las series ya no se emiten solo por los canales (aunque se pueden ver en un aparato de TV) y se multiplican por las distintas plataformas, también se incrementaron la oferta y el público.

Federico Smith

Por Federico Smith

Periodista y Locutor, desde 1997 pasé por diversos medios gráficos y audiovisuales. Actualmente, hablo del sector automotor en Radio 10, Radio Del Plata y Motorweb. Soy porteño y un apasionado de los autos en general pero aún más de los clásicos.

Deja una respuesta