DESDE FRANCIA – Arranca un nuevo año y con él, nuevas normativas anticontaminación entran en vigor en Europa. La reglamentación Euro 6.d o también conocida como Euro 6.3, empezó a correr desde el 1° de Enero de 2021. La nueva normativa eleva la vara de las exigencias en términos de emisiones contaminantes, a tal punto de voltear unos 20 catálogos de diferentes modelos con motorización Diésel disponibles en el viejo continente.

Para comprender bien lo que sucede en Europa, una realidad de mercado donde se publicita más la cifra de emisiones ambientales antes que la potencia o la aceleración de un modelo, hay que remontarse al Salón de Paris de 2015. Yo estaba ahí, en “La Ciudad Luz”, feliz de cubrir una vez más para Motorweb Argentina todas las novedades del momento.

Dia de Prensa frenético de acá para allá, de stand en stand, de lanzamiento en lanzamiento, sacando fotos, subiendo novedades a las redes. Termino mi jornada y me voy a visitar a mis padres para cenar con ellos. Una de las primeras cosas que me dice mi vieja cuando me recibe es “¿Viste lo del escándalo de Volkswagen?”. Pero si vengo del Salón y no vi ningún escándalo ahí, pensé yo. “Parece que los denunciaron porque falseaban los datos de las emisiones contaminantes de los autos Diesel” me comentó…

No era verso. Y luego del Grupo Volkswagen, que terminó confesando el fraude, fueron cayendo en la misma volteada BMW, Renault, PSA y hasta la misma Mercedes-Benz. Muchos toqueteaban el software de sus autos gasoleros para que mintieran cuando percibían que estaban bajo condiciones de utilización en modo de prueba en un banco de rodillos. Mostraban resultados de consumos y emisiones fabulosas, y muchos clientes compraron sus autos diésel convencidos de ese bajo impacto ambiental.

Euro 6.d: las normas anticontaminantes frente al Diésel 

El Grupo VW logro eventualmente remontar la cuesta de la condena social de sus clientes, gastó una fortuna en indemnizaciones y hoy tiene una fuerte política apuntada a la electrificación de sus modelos. Pero el problema es la secuela que dejo esta herida del «DieselGate». Y no solo afectó fuerte al fabricante padre del Escarabajo y el Golf, sino a toda la industria de autos, al menos acá en Europa.

Como lo puso bien claro un ejecutivo francés hace poco “la industria puede que haya ganado la batalla tecnológica en cuanto al perfeccionamiento de los motores diésel desde 2015, pero definitivamente se perdió la batalla política en relación al uso del diésel”.

Hasta hace solo una década, el 75% de los 0km que se vendían cada año en Francia tenían motor diésel. ¡El gasoil era el rey acá en Europa! Con decir que le ponían motor petrolero a descapotables Mercedes, a coupés de BMW o Peugeot, combinaciones que jamás se aceptarían en Argentina. Y no era solo por el ahorro, los turbodiesel modernos suman al placer del bajo consumo, un nivel de torque importante, que redundan en un placer de manejo elevado gracias a un empuje alucinante. Todavía me acuerdo de una familiar Serie 5 de BMW que salió en 2012, con motor diésel 6 cilindros, con 3 turbos, que lograba 381 caballos y 740 newton metros de torque. ¡Una bestia! 

Euro 6.d ¿El fin del Diésel en Europa?

Pero en la mente del caballero y la dama no-entusiastas del automóvil, el diésel es el demonio de la contaminación, y esa es la batalla perdida. Hoy, los números franceses, con el 2020 cerrado, indican que solo el 31% de los autos 0km fueron diésel.

Así, a partir de este año, con la norma Euro 6.d dejan de comercializarse en Europa unas cuantas versiones diésel de autos muy populares y exitosos. Motores espectaculares, pero que no cumplen. O bien porque no hay manera de que sus motorizaciones alcancen el nivel de bajas emisiones pretendidas, o porque el desarrollo o las modificaciones necesarias para que pueda llegar a cumplir son demasiado caras como para justificar su implementación. Estas modificaciones podrían incluir sistemas aun mas costosos, como sumar un catalizador suplementario, un segundo inyector de urea, nuevos sistemas de enfriamiento de la válvula EGR, y todo lo que tendría que modificarse para agregar estos dispositivos en modelos que ya se venían fabricando.

El precio final de la versión diésel tan “limpia” corre el riesgo entonces de acercarse demasiado al de un híbrido en algunas gamas de autos (que cuentan con variados subsidios de compra por parte del Estado en muchos países europeos), y salvo realmente para quien hace miles de kilómetros cada mes, la amortización de la motorización diésel más cara, termina siendo una cuenta inviable. 

Entonces, a “matar” las versiones con motor diésel en donde no cierra la cuenta, y seguir este camino de acorralamiento de las motorizaciones gasoleras, vistas cada vez mas como el cuco en los países mas civilizados del planeta. Eso no impedirá, claro, que estas motorizaciones tal vez si se puedan seguir vendiendo en otros países, con normativas menos exigentes.

La lista de los modelos que dejan de tener variantes diésel en el mercado europeo desde 2021:

  • BMW Serie 2 Coupé y Cabriolet
  • Dacia Sandero 3
  • DS 9
  • Ford Fiesta
  • Ford Ecosport
  • Maserati Ghibli
  • Mazda 3
  • Mazda 6
  • Mazda CX-3
  • Mazda CX-30
  • Nissan Micra
  • Nissan Qashqai
  • Renault Arkana
  • Renault Captur
  • Renault Scénic
  • Seat Ibiza
  • Seat Arona
  • Skoda Kamiq
  • Skoda Scala
  • Volkswagen Polo
  • Volkswagen T-Cross
  • Volvo XC40

Christian Kleinberg

Por Christian Kleinberg

Periodista y Arquitecto, escribo en Motorweb Argentina desde el 2009, año en que cree este sitio. Me fascinan los autos y todas sus derivaciones con 2, 4 o 6 ruedas. Soy de Buenos Aires, pero tambien viví en otros lugares del planeta. Entusiasta de los viajes, de los autitos en escala, de los clásicos y del buen diseño.

Deja una respuesta