Parece mentira que hayan pasado 17 años desde el lanzamiento de la Ecosport. El modelo que Ford desarrolló en Brasil a partir de la sexta generación del Fiesta tuvo un éxito arrollador desde el mismo momento en el que creó un segmento: el de los SUVs compactos. 

A comienzos del nuevo siglo el furor eran los monovolúmenes. Casi todas las marcas trabajaban mundialmente en crear modelos amplios, habitables, familiares, pero también aburridos. Partiendo del Fusion comercializado en Europa, que estaba a mitad de camino entre un crossover y un monovolumen, en Brasil se optó por desarrollar un compacto con esa base, pero con el aspecto exterior de un todoterreno. 

El éxito fue inmediato, algo que la marca sabía que iba a suceder. Los focus group realizados en toda Sudamérica daban cuenta de que se estaba gestando un éxito. Pero Ford decidió ir un poco más allá y crear, a fuerza de marketing, un producto deseable. 

Ford Ecosport: éxito desde su lanzamiento

Inicialmente la lanzó con un precio imbatible. Una Ecosport XL costaba el día de su lanzamiento 33.360 pesos. Las publicaciones de los concesionarios en los avisos clasificados invadieron aquel día varias páginas con la promoción: básicamente se agotó el stock previsto en unas horas. 

Eso era algo que la marca presentía que iba a suceder, pero que de ese modo generaría aún más interés. Es en cierta forma la ley de oferta y demanda, dentro de la industria automotriz: por moda, el usuario quiere lo que todos quieren, aunque no haya. Si sobran unidades, es porque no hay tantos individuos dispuestos a tenerlo. Más o menos, así funciona.

También 4×4: imagen y moda

Pero no solo la moda o la imagen fue una característica para la Ecosport. En 2004 la marca del óvalo lanzó una variante 4×4, que tomaba el sistema de tracción de la Ford Escape. Si bien era una versión que no resultaba rentable, la marca cumplía al ofrecer un modelo con tracción total. Un 4×4 de ley, que sirvió para darle impulso, y aún más imagen todoterreno. 

Pero lo curioso de la Ecosport es que su éxito se mantuvo a través de los años. En Argentina llevó 16 años de liderazgo, incluso cuando muchos otros fabricantes sacaron rivales directos. Claro que demoraron mucho tiempo: cuando llegó la segunda generación de Ecosport en 2012, por entonces solo existía un rival directo, la Renault Duster, lanzada un año antes. 

Ford Ecosport: historia de éxito

Desde entonces, la Ecosport ha sabido modernizarse e incorporar tecnología y seguridad, motivos suficientes para mantenerla vigente. Desde Ford creen que la versatilidad es un sinónimo dentro de la oferta del modelo, que hoy se ofrece en siete configuraciones, con transmisión manual o automática, dos motorizaciones y hasta tracción simple o integral. 

¿Habrá una nueva Ecosport en el futuro? La respuesta es sí, aunque el modelo actual aún tiene tiempo de permanencia en el mercado.   

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta