Prueba: Citroën C4 Lounge 1.6 HDi MT6

Quedan pocos sedanes gasoleros en nuestro mercado. Es por eso que nos subimos al C4 Lounge HDi y recorrimos miles de kilómetros para analizarlo en profundidad. Te contamos que nos pareció con todas sus virtudes y puntos a mejorar. Además, galería de fotos exclusiva por Martín Lübel.

Cuando salió a nuestro mercado en 2013 (Ver nota de LANZAMIENTO), el C4 Lounge irrumpía con una vuelta de página importante en diseño, calidad y tecnología respecto a su antecesor. Su agradable diseño, luego de estos años, sigue invariado y con gran aceptación en el mercado regional. Sus líneas siguen vigentes, vinculadas a los lineamientos estéticos de la marca. Particularmente siempre nos agradó mucho su luneta trasera cóncava, que “leemos” como un guiño al pasado de la marca, evocando a modelos como el fabuloso CX de los 70’s/80’s  o el C6 de cambio de siglo.  Ya nos hemos explayado sobre el diseño del modelo en ocasión de su lanzamiento, así que pasaremos directamente a los detalles de esta versión.

El habitáculo sigue mostrándose como uno de los mejores fabricados en nuestro país. Materiales de calidad, plancha de plástico inyectado, y agradables terminaciones, solo se ven opacados por una elección de colores aburrida, que vuelca todo el interior al “todo negro”, teniendo solo como destaques algunos insertos en plástico en tono aluminio satinado. Merecería tal vez alguna opción mas jugada y cálida, y una mejora en el tacto de los tapizados, que son de un ecocuero bastante sintético al tacto.

La posición de manejo es muy buena, con regulaciones suficientes y tanto de la butaca como del volante. Todo se encuentra a la mano, y solo a nivel muy personal de quien escribe, el aro del volante lo notamos demasiado fino para nuestro gusto. Hasta se contrapone en exceso con el gran centro del volante, que exacerba el contraste entre ambos. Ya lo habíamos resaltado en ocasión de probar el DS4 (ver Prueba), que comparte volante y airbag con este C4 Lounge. Las plazas traseras son bien amplias, y gozan incluso de salidas de aire centrales propias, un ítem que no abunda en los sedanes del segmento. Por el resto, se trata de un habitáculo cómodo y bien logrado, que demuestra como cuando algo está bien diseñado desde el inicio, no requiere retoques periódicos…

El año pasado la gama del C4 Lounge recibió algunas mejoras, entre ellas la actualización de módulos electrónicos que permitieron la incorporación del Control de Estabilidad ESP, un dispositivo clave a la hora de mejorar la seguridad dinámica de cualquier auto. Junto con este “upgrade” de electrónica, llegaron la iluminación activa en curvas, que utiliza los faros antinieblas como complemento para ampliar el área iluminada del lado hacia el que se gira. También sumó la ayuda al arranque en pendiente, que astutamente retiene la válvula del frenado por unos segundos cuando levantamos el pie del pedal del freno, dándonos tiempos de retención del auto  para poder desembragar y arrancar sin “idas para atrás”. Todo este conjunto de mejoras electrónicas llegan de la mano de desarrollos de la empresa autopartista alemana BOSCH, la creadora del sistema de frenado ABS hace mas de 30 años atrás.

También entre las mejoras tenemos un nuevo sistema de info-entretenimiento, algo que hoy parece no poder faltar en los autos nuevos. Se trata del nuevo SMEG iV2, con una pantalla táctil de 7 pulgadas, que adopta el método MirrorScreen que vincula vía cable teléfonos con sistema Apple (CarPlay) o Android (Auto), para integrar aun más la relación auto-smartphone. Un sistema ágil y completo que muestra entretenimiento, navegación, cámara de marcha atrás y configuraciones varias del vehículo.  Incluye una memoria sólida de 8gigas para poder cargarle musica o fotos. 

Más allá de todas estas novedades, lo que nos ocupa de este C4 Lounge es su motorización. Equipado con el 1.6 litros turbodiésel HDi de 8 válvulas y 115cv a 3.500 rpm, desde hace un año se combina con la nueva caja de velocidades manual de 6 marchas. Se convierte así, junto a su primo el 408, en los únicos sedanes tricuerpos del segmento C de motorización diésel moderna, actual y con caja de 6 relaciones que se venden en nuestro mercado. Solo tienen competencia en otros primos lejanos, la dupla Citroen C-Elyseé/Peugeot 301, pero que son un poco mas pequeños, austeros y de un segmento menor.

Este moderno turbodiesel tiene inyección directa del tipo Common-Rail, y cuenta con función de overboost, una sobrepresión que se aplica durante cortos periodos de 10-20 segundos en caso de maxima demanda de potencia. Su buen torque máximo de 270Nm desde las 1.750 rpm le otorgan una respuesta y una elasticidad de marcha mas que satisfactoria, tanto en ciudad como en rutas. Con una caja de cambios de 6 relaciones, con selectora de buen tacto y marchas correctamente escalonadas, el C4 Lounge HDi se mueve con soltura en toda situacion. Y el consumo, el bajo consumo mejor dicho, es la gran frutilla sobre de la torta de este sedán mediano. En ruta, andando a 130 km/h, el motor gira a 2.700 rpm, en sexta marcha. Una lograda insonorización del habitaculo hace que los viajes sean un verdadero placer a bordo del C4 Lounge.

En periplos ruteros de largo trecho (hicimos Buenos Aires-Corrientes), pudimos lograr un consumo promedio en rutas de 7.3 litros cada 100 kms, un muy interesante numero. Si lo fijamos a 130 km/h circulando en sexta marcha, el consumo neto es de 6.2 l/100km. En ciudad, el consumo trepa apenas, con 8.4 litros cada 100 kilometros recorridos. Sin dudas, un modelo para aprovechar viajando y meter kilómetros sin cansarse y sin gastar fortunas. Pero atención, el fabricante recomienda solo usar Gasoil grado 3, es decir, el Premium o Euro.

Las suspensiones del c4 lounge son sin dudas orientadas al confort. Con esto decimos que el auto tiene un andar cómodo, suave, pero la contracara es que se vuelve un poco flotador cuando se va demasiado rápido, y en curvas exigidas se inclina bastante más de lo que nos gusta. No pierde la línea ni es difícil de llevar, pero cuando los autos se inclinan demasiado es una suerte de  impresión que afecta más que nada a los pasajeros. Gracias al control de estabilidad ESP que todos los C4 Lounge traen de serie desde mediados del año pasado, el margen de seguridad dinámico aumenta considerablemente.

Y llegamos entonces de hablar del apartado Seguridad. Sin dudas el equipamiento es bueno, considerando los 4 airbags (dos frontales y dos laterales de tórax), aunque debemos reclamar la falta de los airbags de cortina. A esta altura de la historia, la seguridad no debería pagarse de mas, y si hay 6 airbags disponibles para el C4 Lounge, deberían ser de serie para toda la gama, tal y como se hizo con el ESP. Completa con antinieblas delanteros y traseros, ganchos ISOfix en plazas traseras (2 pares), apoyacabezas y cinturones inerciales de 3 puntos para todos los cinco ocupantes. Por el lado del equipamiento de confort, encontramos el tapizado de ecocuero (no el mejor ecocuero que hemos tocado), volante forrado, techo corredizo/pivotante eléctrico, pack electrico que incluye tambien las trabas de puertas traseras para niños desde el puesto de conducción, climatizador automático bi-zona, control de velocidad crucero y limitador de velocidad, asientos tarseros rebatibles asimetricamente, entre lo mas destacado.

El baúl, amplio con sus 450 litros de capacidad, bien terminado y con la astucia de tener las bisagras simples, pero con su recorrido carenado, de modo de no interferir ni dañar nada de la carga. Debajo del piso del baúl, encontraremos el auxilio, aunque en medida mas chica. Esto no era así al principio, ya que supo venir con auxilio homogéneo, con las mismas Michelin en 225/45/17 y su llanta de aleación, al igual que las otras 4 ruedas. Con el aumento de los robos de estos auxilios, PSA decidió modificar el sistema de alarma y cierre centralizado de los C4 Lounge y Peugeot 308/408, con el llamado “Superbloqueo”, aprovechando también para quitar la tentación de una rueda tan cara -usualmente sin rodar- disponible para el robo. Una pena la solución, porque deberían haber obrado los medios para disponer de una llanta de chapa negra en 17, y así ofrecer el mismo tamaño de caucho, y no alterar la dinámica de un viaje largo.

En conclusión, el Citroen C4 Lounge Feel Pack HDi ofrece un buen balance entre equipamiento y un conjunto mecánico moderno y eficiente para quien prefiera los diesel. La adopción de algunas mejoras el año pasado para el “Model Year 2017”, como el ESP para toda la gama y la caja de sexta para el HDi, son acertados pasos de madurez en un modelo que aun se lo ve y siente vigente pese a sus 4 años en el mercado.

Lamentamos que haya perdido algunos equipamientos con los años (los sensores de estacionamiento acústicos, el auxilio homogéneo) o que no haya posibilidad de comprar un HDI con nivel más alto de equipamiento como podría ser un Shine (antes conocido como Exclusive Pack), porque quienes elijan este modelo posiblemente querrían poner “unos mangos más” en equipamiento extra.  Está disponible en solo 4 colores de carrocería (solo cuatro?!?!), siendo el gris medio, el gris plata, el rojo rubí y el blanco nacarado las únicas opciones.  El precio de lista es de 444.000 Pesos (Julio 2017), y su garantía es de 3 años o 100.000 kilometros.

Qué nos encantó del Citroën C4 Lounge 1.6 HDi MT6:

  • Autonomía fabulosa
  • Manejo agradable
  • Conjunto motor Hdi/caja de sexta
  • Andar urbano relajado
  • Equipamiento de seguridad
  • Insonorización 
  • Sistema de info-entretenimiento muy completo

Qué no le perdonamos al Citroën C4 Lounge 1.6 HDi MT6:

  • Si elegís motor Diesel, no podes tener el más full
  • Tapizados de ecocuero de tacto muy plástico
  • Sin sensores de estacionamiento acústicos
  • Sin faros de bi-xenon/lavafaros
  • Perdió el auxilio homogéneo con llanta de 17″ que traía al lanzamiento
  • Algunos encastres del interior mejorables

Añadir Comentario

Presione aqui para dejar un comentario