Todos los 0Km de hasta 3.500 kilogramos que se comercializan en el país deberán contar con una etiqueta de Eficiencia Energética. Allí deben figurar tanto la cantidad de litros de combustible que el vehículo consume cada cien kilómetros como la emisión de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera por cada kilómetro recorrido.

Lo dispuso la Secretaría de Energía, junto con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, y el Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM). Hasta ahora, se venía implementando parcialmente desde 2019.

La cartera informó que todos los modelos de vehículos livianos nuevos ya exhiben, en todo el país, esta herramienta informativa que permite a los ciudadanos optar por vehículos más eficientes y menos contaminantes.

Argentina es uno de los 70 países a nivel global que implementan este sistema de información. A nivel regional, también se encuentran en una situación similar Brasil, Chile, Costa Rica, Perú y Uruguay. 

Para qué sirve

La Etiqueta de Eficiencia Energética Vehicular informa los gramos de dióxido de carbono (CO2) que emite cada vehículo por kilómetro en un ciclo mixto. También, la cantidad de litros de combustible que utiliza cada 100 kilómetros en un ciclo de manejo mixto, urbano o extraurbano.

Esta etiqueta se extiende, a través de IRAM, a todos los fabricantes e importadores de automóviles existentes en el país. Y tienen la obligación de exhibirla en sus salones y puntos de venta.

Cómo será

Cada 0Km debe contar con dos ejemplares de esta etiqueta. Una removible que puede exhibirse en el extremo superior derecho del parabrisas, en el centro, o en las ventanas de las puertas. Y otra inserta en la bibliografía o manual de a bordo, ambas conforme a la norma IRAM-AITA 10274-2.

La información que la etiqueta brinda respecto de los consumos de combustibles son el resultado de evaluaciones de testeo de laboratorio en condiciones controladas. Pero dependen del consumo efectivo de combustible del automóvil de las condiciones de manejo y el correcto mantenimiento del vehículo que realice cada conductor, entre otros factores.

De esta manera, a la hora de elegir un 0Km, “los ciudadanos pueden comparar la información sobre consumo de combustible y emisiones de CO2 contenida en las etiquetas de eficiencia energética en vehículos con similares prestaciones y elegir aquel que le permita ahorrar mayor cantidad de combustible durante su uso y el que emita menos CO2 al circular”, dice la Secretaría. Para más información sobre la etiqueta consultar aquí.

Federico Smith

Por Federico Smith

Periodista y Locutor, desde 1997 pasé por diversos medios gráficos y audiovisuales. Actualmente, hablo del sector automotor en Radio 10, Radio Del Plata y Motorweb. Soy porteño y un apasionado de los autos en general pero aún más de los clásicos.

Deja una respuesta