A fines de junio de 2019, Volkswagen lanzaba en Argentina al T-Cross, por entonces, su primer SUV regional o SUVW como la marca denomina a sus modelos que integran este tipo de segmentos. Ya en 2020 el T-Cross fue líder entre los de su tipo, superando a la Ford Ecosport, histórico líder hasta entonces. Pero durante el ejercicio pasado, otro producto, también del segmento B, fue presentado en la región: el Nivus. Parece mentira, que precisamente en 2021 el Taos producido aquí, en General Pacheco, sea el tercer integrante entre los SUVs regionales de la firma alemana, y entre ellos el de mayor jerarquía, ya que pertenece a un segmento superior. De aquí en más, la prueba al Volkswagen Taos. 

En poco más de veinticuatro meses, y con una pandemia como la del covid-19 mediante, la marca revolucionó el mercado local, con productos de nueva generación, con mucha tecnología y equipamiento disponibles. ¿Qué es Taos? Un SUV del segmento C, es decir, que toma la base de un Golf, realizado sobre la plataforma modular MQB. Su largo es de 4,47 metros, con un ancho de 1,84 metros y un alto de 1,62. Son las proporciones de un SUV del segmento C, y más aún con una distancia entre ejes de 2,68 metros. 

Precisamente, en este segmento mediano de los SUVs, producidos regionalmente, la marca promete pisar fuerte a sabiendas que su principal rival es el Jeep Compass, que será prontamente actualizado. Además, otros modelos también se meten en la lucha, algunos de ellos importados desde extrazona, como el Ford Territory, que llega desde China.

El Taos en detalle

Ante sus competidores, el Volkswagen Taos responde con un diseño sobrio, en el que las líneas rectas del frontal no escapan a la tendencia de los productos de la marca. Sin embargo, el haz bajo el manga está en una parrilla iluminada por una barra transversal LED, que se ilumina junto con las luces reglamentarias: la misma permanece apagada cuando las luces diurnas, más fuertes que la de posición, cumplen su función durante el día.

La trompa alta, y ligeramente curvada en su parte superior, le dan un aspecto que incluso se asemeja al de otros productos más grandes, quizás hasta en la imponente Atlas comercializada en los Estados Unidos. Además, al igual que en Nivus, ocupa el nuevo logo de la marca en formato 2D. La parrilla es de grandes dimensiones, y el diseño del paragolpes conjugado apliques en color negro brillante, o “negro piano”.

Aquí la prueba del Volkswagen T-Cross por Motorweb Argentina

Lateralmente, los pasos de ruedas tienen un tamaño acorde, más aún con las llantas de dieciocho pulgadas que equipa de serie. La parte inferior de las puertas cuenta con apliques en plástico negro, que en cierta forma afinan la línea de cintura algo elevada de la carrocería. Las puertas traseras son de tamaño considerable, y en general el remate posterior transmite una buena postura, pero sin innovar demasiado: incluso el formato de las ópticas traseras tiene cierto parecido al de algunos productos de Audi previos.

En general, se trata de una carrocería que luce sólida, aunque su estilo no se emparenta con el de los modelos más modernos de algunas marcas rivales. Particularmente, la unidad de las fotos tenía configuración Hero, con el techo en color negro, y que agrega ligeras mejoras de equipamiento, como sistema de audio de alta fidelidad, o tapizados contrastados. Es la más costosa de la oferta, compuesta por tres versiones. 

Por dentro

En el interior, la Taos entrega un panel de a bordo que no escapa a lo sobriedad alemana, pero que sin embargo se muestra moderno por la tecnología disponible. Entre las características destacables está el tablero digital, ya conocido en otros modelos de la marca, junto con el nuevo sistema multimedia Volkswagen Play, que cuenta con diversas conexiones y utilidades, entre ellas, la posibilidad de usar internet vía Wi-Fi de nuestro teléfono móvil.

Decíamos que el Taos responde a un segmento C, es decir, acorde con un Golf si lo vamos a segmentar por su plataforma o su tecnología. De todas formas, la calidad percibida está bastante lejos de la vista en el hatch: esto se puede apreciar en algunos componentes claves, como la parte superior de la plancha de a bordo, o mismo en la calidad general vista en diversos encastres y demás.

Aquí la prueba al Volkswagen Nivus por Motorweb Argentina

De todas formas, esto es algo que no se relaciona directamente con el lugar de producción del Taos, ni a una política específica de la marca en sí, sino más bien a una práctica que se da en la industria en general: para que los SUVs dejen mayor margen de ganancia, se debe reducir la calidad de algunos componentes.

Claro que las ventajas son claras desde otros puntos de vista. El principal está dado en el espacio interior, donde el modelo de Volkswagen se posiciona como una referencia en las plazas posteriores, con una buena anchura en el banco trasero, y un espacio libre para las piernas más que suficiente. La postura frente al volante es muy relajada, y si bien se lo nota alto, la realidad indica que la butaca del conductor puede bajar más de lo previsible.  

La capacidad de baúl, que alcanza los 498 litros, se sitúa como una de las mejores armas del Taos ante un uso familiar, y además con una presentación más que digna. La contra viene por el lado de la rueda de auxilio, de uso temporal.  

Equipamiento

En cuanto al equipamiento, el Taos se destaca en materia de seguridad. Comenzando por las luces LED IQ Light de excelente respuesta, junto con las ayudas a la conducción, compuestas por control de velocidad crucero adaptativo con función Stop & Go, sensor de ángulo ciego, o freno autónomo de emergencia, entre otras soluciones, como sensor de baja presión de neumáticos o detector de fatiga. Desde la marca, nos confiaron que el único sistema que la marca optó por no incluir fue el asistente de cambio de carril involuntario, debido principalmente a que los clientes no se logran acostumbrar a él. En cuanto al equipamiento de seguridad monta de serie seis airbags, control de estabilidad ESP, frenos a disco en las cuatro ruedas y luces traseras LED.

Si hablamos de confort, en esta versión Hero pero al igual que en la Highline, dispone de butaca del conductor con reglaje eléctrico, butacas delanteras calefactadas, tapizados de cuero, climatizador automático bizona con salidas de aire traseras, techo panorámico corredizo, sensor de estacionamiento delantero y trasero, sistema multimedia con pantalla de 10” y conexión Android Auto y Apple Car Play inalámbrica. Además, consta de cargador inductivo de smartphones e iluminación ambiental configurable, entre otros detalles, pero no cuenta con puertos USB standard.

Mecánica y funcionamiento

El apartado mecánico del Taos está reservado por el momento a un único motor, el conocido 1.4 TSI de 150 caballos de fuerza, que gracias a su torque máximo, lleva la denominación 250, por los newton metro que desarrolla entre las 1.500 y 3.800 revoluciones. Se trata de un motor eficiente y que llega a ser contundente si lo que se busca es una conducción ágil, sin llegar a ser deportiva.

Debido a que su peso está en el orden de los 1.420 kilos, la aceleración de cero a cien km/h en 10 segundos está más que aprobada, más aún teniendo en cuenta que estamos hablando de un vehículo de tinte familiar. Las recuperaciones son buenas también, producto de una caja automática de seis velocidades que funciona sin patinamientos indeseados, y que suele transmitir una muy grata sensación de suavidad. Eso sí, en ocasiones se vuelve un tanto lenta para interpretar las solicitudes del pie derecho. 

Las suspensiones son apenas firmes en la ciudad, aunque el tren trasero independiente colabora ante un manejo rutinario. El consumo en la urbe es asimismo correcto, ya que gracias al sistema de parada y arranque automático del motor, se puede lograr un promedio de 10 km/l en el tránsito.

En la ruta el chasis es eficiente, funcionando de manera correcta con una dirección de dureza variable y bien asistida hasta velocidades legales. A alta velocidad su altura comienza a demostrar que estamos ante una carrocería elevada, que sin llegar a transmitir inseguridad en ningún momento, está claro que no presenta el dinamismo de un auto. Con eso en claro, no habrá mayores inconvenientes. Debido a la relación final de la caja, el consumo en la ruta se muestra reducido, con una media de 13 kilómetros por litro a 120 km/h.

Precio y garantía

El precio de Taos en Argentina arranca en $ 4.113.200 para la versión Comfortline con idéntica configuración mecánica, pero con menor equipamiento de confort y seguridad. La Highline agrega casi todo lo visto en la Hero a un precio de $ 4.969.100, mientras que la más equipada de la gama, aquí en detalle, agrega techo color negro y algunos chiches tecnológicos, a $ 5.148.000.

Con una garantía de 3 años o 100.000 kilómetros, el nuevo modelo de fabricación local buscará quedarse con el liderazgo de esta porción del mercado. Destacado por equipamiento, confort y una mecánica eficiente, su precio resulta elevado pero no deja de ser competitivo frente a modelos de una jerarquía similar.

Nos encantó del Volkswagen Taos Hero

  • Solidez general
  • Eficiencia del motor
  • Equipamiento de seguridad
  • Espacio interior
  • Confort general

No le perdonamos al Volkswagen Taos Hero

  • Lentitudes de la caja
  • Detalles de calidad percibida
  • Sólo tracción simple/sin versión manual
  • Rueda de auxilio temporal
  • Precio elevado

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta