Celebrando sus primeros 40 años de vida, la división brasileña de Volkswagen camiones y buses completó un hecho histórico: inició la producción del camión eléctrico e-Delivery, diseñado, desarrollado, probado y aprobado íntegramente en territorio brasileño. Como resultado, la planta de Volkswagen en Resende (Rio de Janeiro) es una de las primeras de aquel país en ensamblar vehículos con tecnología de emisiones a gran escala. El primer modelo, un e-Delivery 4×2 de 11 toneladas, formará parte de la propia flota del fabricante de automóviles.

“Creamos un proceso a medida para asegurar de manera eficiente una gran estructura eléctrica. Produciremos los vehículos aprovechando los recursos existentes, con un alto nivel de sinergia, garantizando la innovación que el cliente espera y que el producto demanda. Todo este avance estuvo acompañado de un amplio trabajo de preparación de la cadena con los involucrados para hacer viable la movilidad eléctrica en el país ”, dijo Roberto Cortes, presidente y CEO de VW Trucks and Buses.

La división camiones y buses de Volkswagen en Brasil invirtió alrededor de 150 millones de Reales para el desarrollo y producción del e-Delivery. La empresa construyó un nuevo espacio dedicado exclusivamente a la electrificación. Además todos los empleados de la empresa recibieron formación específica para operar en este nuevo escenario.

Volkswagen e-Delivery: desarrollo 100% hecho en Brasil

La planta de Resende inauguró el nuevo sitio, denominado como e-Shop. Se trata del espacio en el que los vehículos reciben sus baterías y se energizan por primera vez para su puesta en marcha, cumpliendo con todos los protocolos de seguridad más estrictos. Antes de llegar allí, los modelos e-Delivery nacen en la misma línea de montaje que los vehículos diésel, para lograr la máxima eficiencia de la planta.

Las modernizaciones en todos los lugares de trabajo garantizan una tecnología de punta en su fabricación, con una precisión superior y portabilidad en los procesos. Por primera vez, la suspensión neumática también se instala en la propia fábrica. La ingeniería simultánea domina el proceso de planificación de la fabricación y la logística. Esto permite electrificar un Delivery, con la incorporación de tan solo mil metros cuadrados a su superficie construida.

El Volkswagen e-Delivery cuenta con un motor eléctrico de solo 109 CV, pero con un elevado torque de 50,1 kgm, que lo hacen ideal para el uso citadino. La autonomía se establece en el orden de los 200 kilómetros, aprovechando también el sistema de frenado regenerativo. El Volkswagen Delivery (Diesel) se comercializa en Argentina, pero la versión electrificada por el momento no será viable para nuestro mercado, debido a la falta de infraestructura que contamos en nuestro territorio.  

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta