A inicios de la década del noventa la serie F de Ford dominaba el mercado de los Estados Unidos, teniendo buenos niveles de ventas, principalmente con la F-150. Pero la antigüedad del modelo, con una generación que contaba con más de una década de vida, hacía notar el paso del tiempo, más con la llegada de nuevos rivales. Para renovar la oferta, la F-150 Lightning pretendió cambiar todo. 

Con el objetivo de generar aún más interés en la oferta del óvalo, se optó por desarrollar un modelo que rompa esquemas preestablecidos. Hasta ese entonces no había camionetas de alto desempeño, y Ford vio la oportunidad de «deportivizar» lo que hasta entonces era un vehículo de trabajo. 

El desarrollo de la primer F-150 Lightning no fue algo demasiado trabajado. Estéticamente se escogió una chata cabina simple con equipamiento XLT, a la que se le reemplazaron los cromados por piezas color carrocería, y ligeros detalles, entre ellos unas vistosas llantas de aluminio pulido, muy a la moda por entonces. 

Ford y su F-150 Lightning

Mecánicamente se optó por introducir uno de los motores más potentes por entonces, un V8 conocido como 351 Windsor, de 5.8 litros. Generaba 237 caballos de fuerza, una cifra elevada para una pick-up por aquellos años, en los que la electrónica era prácticamente inexistente. Se acopló a una caja automática de cuatro velocidades, un combo simple, pero efectivo y al gusto americano.

En materia de suspensiones ofrecía amortiguadores específicos, que permitían reducir la altura del suelo en 25 milímetros en el eje delantero, y 63 mm sobre el eje trasero. Aquella primera F-150 Lightning se produjo hasta 1995. 

Lightning: la pick-up más rapida del mundo en 1999

Con la aparición de una nueva generación, Ford se puso a trabajar en una evolución, que terminó siendo la pick-up más rápida del mundo, al menos hasta la llegada de la Ram con motor V10. En 1999 se lanzó la segunda fase de la F-150 Lightning, dotada esta vez con un nuevo motor V8, de 5.4 litros, equipado con compresor volumétrico. 

Gracias a la incorporación de un supercagador Eaton, la potencia del V8 se estiró hasta los 360 caballos de fuerza. Pero eso no fue todo, estaba equipado con pistones de alta compresión, junto a bielas y cigueñal forjado, desarrollado íntegramente por Roush, una empresa que por entonces cooperaba con Ford, específicamente para algunos desarrollos de SVT (Special Vehicle Team).

Todo esto, sumado a un diferencial autoblocante, y transmisión automática de cuatro marchas, las prestaciones eran supremas para una camioneta. Por ejemplo aceleraba de cero a cien km/h en 6,2 segundos, superando los 200 kilómetros por hora de velocidad máxima. Tanto suspensiones como frenos habían sido adecuados para las mayores prestaciones. 

Aquí la prueba de la F-150 Lariat 2020 por Motorweb

Esta F-150 tenía un diseño mucho más logrado, ya que adoptaba líneas redondeadas, con paragolpes específicos. Las llantas de cinco rayos, sumado a ciertos detalles, como la doble salida de escape por detrás de las puertas delanteras, hacían de esta pick-up una de las sensaciones del nuevo siglo. 

En 2001 Ford actualizó la mecánica de la F-150 Lightning, al incorporarle un nuevo múltiple de admisión, que permitía un mejor llenado de cilindros. Así la potencia aumentó hasta 380 caballos de fuerza, pero además se le acortó la relación de diferencial. Esto hizo que las prestaciones mejoren considerablemente: la aceleración de cero a cien km/h pasó a 5,2 segundos. 

La producción de la F-150 Lightning culminó en el año 2004, con alrededor de 25.000 unidades fabricadas. No tuvo un reemplazo directo, pero desde entonces ha sido una de las camionetas más bonitas, y buscadas por los fanáticos. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

 

 

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta