Ciclistas porteños reclamaron la creación de una nueva ley de tránsito que involucre el punto de vista de quienes utilizan la bicicleta como transporte. Además, desde la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) coinciden en la necesidad de una actualización importante de la normativa por el aumento de tras varios casos de accidentes.

Disminuir las velocidades máximas urbanas a 30 kilómetros, alcohol 0 y priorizar el transporte público. Esos son los tres ejes del trabajo que organiza la ANSV que podrá tener impacto positivo para quienes se trasladan en bicicleta.

Las estadísticas indican que los ciclistas representan entre un 3 y 4% de las víctimas fatales de siniestros viales. El porcentaje se mantiene estable desde hace cinco años, pero los reclamos de los usuarios se incrementan cada vez que ocurre un siniestro.

El sábado falleció Simón Romero, el joven de 20 años que permanecía internado en grave estado. Había sido atropellado cuando circulaba en bicicleta en Florencio Varela por una camioneta que escapó del lugar. El conductor de la Ecosport sigue prófugo. 

Esta situación se potencia con una mayor circulación de ciclistas durante la pandemia. Los especialistas consideran que hubo un cambio de paradigma en el tránsito. El director del Observatorio vial de la ANSV, Pablo Rojas, apuntó sobre la importancia de actualizar la normativa de Tránsito vigente.

“Hace falta una actualización importante de la ley. Desde la Agencia se proponen modificaciones como el alcohol 0, que está funcionando muy bien en las jurisdicciones. También reducir las velocidades máximas -las urbanas a 30 kilómetros-. Y desincentivar el uso de autos particulares y priorizar el transporte público”, afirmó.

Sobre la adopción masiva de la bicicleta para movilizarse desde 2020, Rojas sostuvo que es altamente probable que aumente la demanda de espacio y uso de la vía pública. Aunque admitió que resulta “difícil que la ley acompañe cambios que son tan vertiginosos”.

En cuanto a la seguridad de los ciclistas, el funcionario remarcó que se está adoptando la misma premisa que Holanda, donde el ciclismo es central. “Siempre que hay un ciclista, quien maneje debe esperar a la bicicleta, que es un usuario vulnerable”, agregó.

Un caso emblemático fue el de la ciclista Marcela Bimonte, de 62 años. La mujer falleció tras ser atropellada el domingo 2 de enero, en el cruce de las avenidas Figueroa Alcorta y Dorrego, en Palermo Su muerte derivó en múltiples actos con pedidos de justicia.

Marcelo Calderón, que integra el movimiento de ciclistas Masa Crítica Buenos Aires, resaltó que la Ley de tránsito actual ya es obsoleta. “Se la emparcha y no se cumple y falta presencia del Estado”, afirmó. “Hay que cambiar la ley porque está hecha desde el punto de vista del automovilista. Y debe incluir a la gente que se transporta en bicicleta en la Ciudad, desde la perspectiva del más vulnerable”, agregó.

Calderón calificó como insuficiente la normativa actual que les exige utilizar cascos de forma obligatoria, luces, guardabarros o espejos. “Soy el máximo responsable de las bicis blancas (en homenaje a ciclistas fallecidos en atropellamientos). De las 14 que colgamos en este tiempo, ocho usaban casco, luces e iban por una ciclovía. Eso no les bastó para salvarse”, dijo.

Derecho a la lentitud

“En las ciudades, si no tenías espacio para sobrepasar, se tiene que aplicar el derecho a la lentitud, respeto al ciclista y al peatón, indicó Néstor Sebastian de la Asociación de Ciclistas Urbanos. Y pidió más ciclovías en las calles porteñas.

En igual sentido, la agrupación “Respetá al ciclista” brega por una ley nacional del metro y medio en el adelantamiento a bicicletas. En sus redes, explican que el adelantamiento de un auto a una bicicleta es la maniobra más riesgosa y la que más siniestros causa. Y que hay cinco proyectos de ley con la propuesta, a la espera de ser tratados en el Congreso.

Con información de Télam.

Por Federico Smith

Periodista y locutor. Actualmente, conduzco en Radio Del Plata, en R770 y hablo de autos los sábados en Radio con Vos. Editor en Motorweb.

Deja una respuesta