Recientemente Renault comunicó una acción referida a uno de los modelos más populares entre los producidos en la Planta de Santa Isabel, Córdoba. La misma fue la posibilidad de brindarle servicio de por vida a un cliente, usuario de un Renault 12 que su nieto le regaló. Oriundo de General Pico, La Pampa, el sueño de Alberto era el de tener en su cochera un R12 luego de haberse jubilado como mozo. La acción de su nieto hizo que esto se viralizara en las redes, y que desde la marca del rombo supieron valorar.

La historia de Alberto y su nieto Gonzalo inspiró a la firma a promocionar â€œRenault Care Service”, en este caso ofreciéndole mantenimiento de por vida al Renault 12 de Alberto, fabricado en 1993. La unidad en cuestión es un TL de la última serie, equipado ya con la última evolución mecánica que supo traer el modelo: el clásico motor varillero de Renault, aunque con una cilindrada de 1.6 litros. 

El Renault 12 en Argentina

El Renault 12 se produjo en Córdoba durante veinticuatro años, exactamente desde el 2 de noviembre de 1970, hasta el 2 de noviembre de 1994. Su llegada al país ocurrió a poco más de un año de su lanzamiento mundial, aunque su vida comercial local se estiró aquí por mucho más tiempo del previsto inicialmente. 

La aceptación del modelo fue en parte compartida por múltiples factores. El R12 fue desde siempre un automóvil noble, y fácil de reparar, pero por sobre todas las cosas económico, tanto en el consumo de combustible, como en materia de mantenimiento. Eso, sumado a una lograda solidez general, hizo que se convierta en un ícono de la industria local. 

Presentado en sociedad en 1971, el Renault 12 se posicionó rápidamente entre los autos más vendidos de Argentina. Con el paso de los años, la marca se encargó de actualizarlo, y adaptarlo a las necesidades del público local. Por ejemplo durante su vida comercial el producto del rombo ganó mejoras mecánicas, como motores más potentes, transmisión de cinco velocidades, o incluso llantas de aleación o aire acondicionado, entre otros. También fue el primer auto comercializado en el país con GNC con pre-instalación en fábrica. 

Así era la última serie del Renault 12

La última actualización estética la sufrió con la gama 1989, al montar en la versión GTL un nuevo paquete estético, conformado por paragolpes envolventes de material plástico, en pleno auge de este tipo de soluciones. Aquellos 12 GTL se diferenciaban por contar además con alerón trasero en el mismo material, junto a faros delanteros circulares dobles. 

Recién en 1992 la sigla TL reaparecía en el modelo, esta vez con ligeros cambios, que acentuaban su carácter económico. En este caso se conservaron los paragolpes de material plástico, pero se quitó el deflector trasero, y se reemplazó la doble óptica circular por una simple alargada, que identificaba a las versiones básicas previamente. 

Las últimas unidades, producidas entre 1993 y 1994, se diferenciaban por contar con tazas plásticas «Saturno», y zócalos en plástico negro. También contaban con faros traseros fumé. Con un total de 444.045 unidades producidas, el 12 se convirtió en uno de los grandes íconos de la industria nacional, lo que motivó a la marca del rombo a relacionar esta acción de mantenimiento con el popular modelo. 

 

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta