Chevrolet lanzará en el mercado local durante la semana próxima al nuevo Cruze RS, una variante con estética deportiva del mediano producido en la planta de Alvear, en la Provincia de Santa Fe. Se trata de una configuración que el Cruze ya tuvo en otros mercados, como el de norteamérica, pero que debutará en Argentina a casi seis años de su arribo inicial.

La nueva configuración que prepara el moño ya fue anunciada por Chevrolet, que incluso difundió imágenes del nuevo modelo aún fase de pruebas. Pero si pensas que el Cruze RS será un verdadero deportivo, estás equivocado. Se trata de un tratamiento estético sobre la base de la versión LTZ, con caja automática, y el conocido motor 1.4 litros de 153 CV. No contará con mejoras en materia de suspensiones, ni en el chasis, ni en el motor.

El principal cambio de la nueva versión estará centrado en la estética, algo semejante a lo que ocurre con el Onix RS (ver prueba). El nuevo producto de Chevrolet, de producción nacional, contará con un tratamiento exclusivo en los cromados de la zona frontal, que se combinarán a las insignias RS, tanto en la parrilla como en el panel de cola, junto a ligeros detalles en la configuración interior. También tendrá techo negro.

Rally Sport: el antepasado del Cruze RS

Lo más curioso es que la sigla RS en GM ya no estaba más asociada a la nomenclatura «Rally Sport» utilizada por el Chevrolet 400, y que fue fabricado en la planta de San Martín desde 1970. De todas formas la marca volvió a esos orígenes a pedido del público. Otra curiosidad es que aquel Rally Sport, lanzado hace más de 40 años, tenía un concepto bastante similar: estaba configurado a partir de la versión «Special», incorporando pequeños detalles para deportivizar su esencia.

Sin embargo no alcanzaba a disponer del equipamiento de la versión más deportiva de la gama, conocida como SS (Super Sport). Inicialmente el RS estuvo disponible con el motor de seis cilindros y 194 pulgadas cúbicas, es decir el más compacto que se ofrecía en aquellos años. 

Además su exterior parecía incluso despojado de ornamentación: las llantas por ejemplo no ofrecían siquiera tazas embellecedoras, algo por demás común en aquellos años. Para la última serie, GM mejoró algo de su equipamiento y la estética del Rally Sport, al que le añadió llantas deportivas, franjas laterales o hasta incluso la posibilidad de equipar el motor «250».

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta