La Bestia, la poderosa limusina presidencial blindada del presidente de Estados Unidos, podría ser eléctrica dentro de poco tiempo. Es que Joe Biden acaba de lanzar un plan climático que contempla que todos los autos oficiales sean eléctricos y los edificios de Gobierno, sustentables.

El mandatario firmó un decreto para que su país sea neutral en carbono en 2050 mediante iniciativas de energía limpia. La orden ejecutiva, anunciada por la Casa Blanca, contempla reemplazar la flota del Gobierno que consumen mucha gasolina por vehículos eléctricos hacia 2035. Y garantizar edificios federales libres de carbono en 2045.

“El presidente está construyendo el esfuerzo de todo el gobierno para enfrentar la crisis climática de tal manera que genere empleos bien pagados, haga crecer las industrias y que el país sea más competitivo económicamente”, dijo el Gobierno en un comunicado.

Actualmente, posee o alquila cerca de 300.000 propiedades. Y cuenta con una flota de 600.000 vehículos, por lo que el cambio podría tener un gran impacto. La meta es reducir en una década en 65% las emisiones de gases de efecto invernadero que recalientan la atmósfera. Recientemente, Biden firmó un plan de infraestructura que reserva 7.500 millones de dólares para una red de cargadores de vehículos eléctricos (ver aquí).

La Bestia: ¿limusina eléctrica? 

La actual limusina presidencial, conocida popularmente como ‘La Bestia’, está desarrollado sobre la base de un camión pero con diseño de un Cadillac CT6 y es fabricado por la compañía General Motors. Se estrenó en 2018 con su antecesor, Donald Trump. Se mueve gracias a un motor turbodiésel de 8 cilindros y 6.6 litros, con una potencia de entre 300 y 330 CV.

Cuenta con una estructura de 20 centímetros de grosor (una aleación de aluminio, acero, titanio y cerámica). Eso protege al auto y sus ocupantes de ataques exteriores: desde granadas hasta disparos de cualquier calibre. Además, está sellada completamente para evitar ataques químicos, biológicos y atómicos. También tiene un “auto extintor” de incendios y dispositivos de comunicaciones directamente conectados con un satélite militar.

Las ventanillas blindadas tienen cinco capas de vidrio y policarbonato. Y no pueden bajarse, excepto la del conductor pero solo 7,5 cm. En tanto, las cubiertas aunque pinchen tienen el sistema ‘run flat’, que le permite seguir circulando durante más de 100 kilómetros en llanta.

El vehículo posee cañones de gas lacrimógeno, armas de diversos calibres y cámaras de visión nocturna. También posee kit de emergencia con oxígeno y sangre del grupo y factor del presidente con lo necesario para realizarle una transfusión inmediata.

La Bestia es un verdaderoaro bunker móvil con capacidad para 7 ocupantes. Mide 5,5 metros de largo y pesa cerca de 7 toneladas. Para moverlo necesitaría un paquete de baterías con gran capacidad. La preguntan entonces es: ¿La siguiente Bestia será eléctrica? ¿Híbrida o enchufable? ¿Seguirá siendo un Cadillac o ahora será un Tesla?

 

Por Federico Smith

Soy periodista y locutor. Actualmente, conduzco de 5 a 6 en Radio Del Plata (AM 1030), de 17 a 19 en AM 770, y hablo de autos los sábados de 10 a 12 en Radio con Vos (FM 89.9). Soy porteño y apasionado de los autos pero aún más de los clásicos.

Deja una respuesta