Un Porsche 962 C de 1987 fue restaurado al detalle por un equipo de la marca, en el Centro de Desarrollo de Weissach, donde éste mismo auto había diseñado y construido en 1987. Luego de un año y medio de trabajo, el piloto original, Hans-Joachim Stuck, pudo volver a tomar contacto con aquel auto, al que llevó a la victoria en 1987, precisamente en la Supercup ADAC Würth de Alemania. Además fue el primer auto en el que Porsche probó una transmisión automática de doble embrague, conocida como PDK.

Han pasado casi tres décadas y media desde que el piloto, que hoy tiene 70 años, ganara la prestigiosa y disputada Supercup ADAC Würth de Alemania. Fue en este momento, en plena inauguración de la categoría de prototipos de Grupo C, cuando tuvo la ocasión de probar la innovadora transmisión de doble embrague de Porsche (PDK) a ritmo de carrera, es decir, en las condiciones más exigentes.

La combinación de colores de éste ejemplar en particular resalta aún más entre los Porsche clásicos de carreras, y es que sus colores rememoran en parte al de la bandera alemana. La decoración sin embargo fue a razón de que la firma Shell se incorporó como patrocinador principal, durante dos temporadas.

Porsche 962 C: el primer auto de carrera con caja PDK

La historia cuenta que éste 962 C tuvo una vida bastante corta como auto de carreras: luego de 1988, comenzó su segunda vida como automóvil de pruebas en el departamento de Aerodinámica de Weissach y, más tarde, como modelo de referencia dentro de la colección de vehículos de Porsche.

Armin Burger y Traugott Brecht, de Porsche Motrsports Histórico, fueron conjuntamente responsables de la restauración del auto. “Hace aproximadamente un año y medio decidimos sacar el vehículo del depósito para llevarlo a Weissach y empezar a trabajar en él”, dijo Burger. Él y su equipo tuvieron que reconstruir muchas partes que ya no existían. “La cooperación con los otros departamentos de Porsche fue excelente. Encontramos o realizamos casi todo lo que necesitábamos en un radio de solo 30 metros”, dijo Burger.

Los expertos reconstruyeron completamente la parte inferior del auto, cambiaron la disposición de los radiadores e hicieron muchos otros ajustes en la carrocería. Posteriormente, presentaron el trabajo final a varios medios de comunicación europeos en el propio Centro de Desarrollo de Weissach.

¿Por qué el 962 C es tan especial?

El piloto, junto al auto que llevó a la victoria en 1987.

Stuck, que participó en el desarrollo del auto, también respondió los interrogantes que le plantearon y esperó su turno para dar las primeras vueltas en la pista de pruebas. “Soy un gran admirador de la transmisión de doble embrague de Porsche y estoy orgulloso de haberla probado en el 962. Poder mantener las manos en el volante al cambiar de marcha a toda velocidad me pareció algo genial y me hizo sentir muy cómodo desde el principio”, dijo Stuck.

Básicamente éste 962 C en particular era el auto que la marca alemana utilizó para desarrollar sus más modernas tecnologías. Por eso, Stuck afirmó “fue uno de los pocos autos que podía pilotar de manera individual, sin compañeros de equipo y con la configuración exacta que quería. Nunca olvidas un auto como este”. Por ese motivo, Porsche también tiene un cariño particular por él.

Mirá aquí debajo la galería de imágenes completa.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta