A mediados de 2017, por medio de contactos de prensa que uno siempre tiene, realicé un trabajo (tercerizado) para una terminal automotriz, precisamente Volkswagen. Se trataba de una novedad de la marca alemana, en la muestra Agroactiva, realizada en Armstrong, Provincia de Santa Fe. Mi trabajo fue el de conducir durante cuatro días la gama completa de la Volkswagen Amarok, que incluía como novedad a su futuro lanzamiento: el motor V6. 

En aquella oportunidad, fueron tres Amarok que habían llegado al país previamente bajo un régimen de importación temporario. Las camionetas tenían patente alemana, precisamente de Hannover, donde se ubica la planta en la que hasta estos días se produce la Amarok de primera generación en su país de origen. Para probar el poderío del V6 TDI de tres litros, además de las pruebas convencionales que pueden llegar llegar a existir en una muestra a cielo abierto (cruce de ejes, sube y baja, inclinación lateral), había un condimento extra. 

El stand de Volkswagen contaba con más de una hectárea específica para probar la aceleración y el paso por curva de las V6, que en ningún momento dudaron a la hora de aplicar la potencia sobre el piso de tierra, o más precisamente de pasto. Estas Amarok aceleraron durante cuatro días a toda hora, cada vez que un interesado se anotaba para dar una vuelta. El poderío era notable en cada rostro al bajarse. 

En marcha

Equipada con un sistema de tracción integral permanente (4Motion), y caja automática de ocho marchas, la Amarok V6 conjuga unas características únicas. Es una camioneta mediana, con eje trasero rígido y elásticos, bien propio de una chata. Pero a la vez es un deportivo, con ruedas de hasta 20 pulgadas. Y si los 224 caballos de la primera serie no eran suficientes, a principio de 2020 Volkswagen renovó la oferta, con una versión potenciada hasta los 258 caballos de fuerza. 

Aunque eso sí, no siempre son 258 caballos. La función Overboost con la que cuenta esta camioneta fabricada en Argentina le puede proveer hasta 272 caballos por un lapso de 20 segundos, aunque esto solo ocurre transitando a velocidades de entre 60 y 140 km/h. Es un extra de potencia en el motor tres litros, que se aprovecha, por ejemplo, a la hora de realizar un sobrepaso. De todas formas, el torque de 550 Nm es tal, que esa diferencia de potencia es casi imposible de dimensionar para cualquier mortal. 

La estrella

El mecánica V6 TDI de la Amarok introdujo leves mejoras con la versión de 258 CV. Por ejemplo, se le incorporó una segunda bomba de agua, por lo que ahora son dos en conjunto, para refrigerar cada bancada del motor en V. El resto pasa por la configuración electrónica. 

El funcionamiento del motor es impecable, desde que se pone en marcha con un sonido medianamente gordo y sólido, pasando por todos los regímenes a los puede llegar a entregar. Logra aceleraciones impecables, como 8 segundos para pasar de cero a cien km/h, alcanzando una velocidad máxima que ronda los 200 km/h. Es casi la pick-up más prestacional de nuestro mercado, porque aunque existen alternativas más grandes con motor V8 y más potencia, realmente aquí se da una óptima relación entre tamaño, potencia, torque, peso y, principalmente, puesta a punto. 

Además, el consumo de combustible, si bien es en promedio un 15% superior al de la 2.0 de 180 CV, realmente por las prestaciones que obtiene, hablar de recorrer en promedio 10 kilómetros por cada litro es sumamente razonable. En la ciudad, no se dispara tampoco, estando en alrededor de 8 kilómetros por litro. Si aceleramos a más de la velocidad permitida ahí sí el consumo se eleva, pero también es algo lógico.

Es que la Amarok combina una suspensión delantera McPherson, algo no muy visto en el segmento de pick-up medianas, que obtiene un gran confort de marcha. Además, todas las versiones equipadas con caja automática (incluyendo las de 2.0 de 180 CV) disponen de una hoja menos en el paquete de elásticos, que mejora aún más el confort de marcha de esta camioneta. 

Por fuera

En el caso de la Black Style de la nota, como también en el caso de la Extreme, los neumáticos de veinte pulgadas son casi una exageración, y más aún para andar por caminos de campo, ya que son específicamente ruteros. La versión Highline equipa rueda de 19 pulgadas, aportando una grata postura, pero quizás la más apropiada es la Comfortline, con caucho de 17 pulgadas, con dibujo mixto. Es a su vez la Amarok V6 más accesible. 

Si hablamos del diseño, todos ya conocemos muy bien a la Amarok, y en ésta serie especial Black Style se destaca por un estilo completamente negro, que incluyen llantas, paragolpes trasero y estribos al tono. Es interesante que con más de una década de vida, la pick-up de Volkswagen aún continúe llamando la atención en la calle, a pesar de los contados cambios que ha sufrido durante sus años de vida. Los principales están en las ópticas (en las versiones más equipadas con tecnología LED) y en la parrilla frontal, con más cromados. Poco más.

Puertas adentro 

En el habitáculo, el espacio que brinda la cabina de la Amarok la continúan colocando como una referencia del segmento. Lo es principalmente por un ancho considerable, pero también por las comodísimas butacas Ergo Comfort con reglajes eléctricos. Los tapizados de símil cuero le aportan una grata sensación de calidad, algo que en esta versión tope de gama se complementa con cubre alfombras textiles.  

El nivel de equipamiento ya empieza a hacer notar sus años. Por ejemplo, no posee acceso sin llave, cuenta con sistema multimedia algo desactualizado, tablero muy legible pero análogo y, además, no posee ayudas a la conducción, como sí ya cuentan varias pick-ups del segmento. A su vez, dispone de sólo cuatro airbags. En cambio, equipa bloqueo de diferencial trasero, y ABS Off Road, un sistema que mejora la respuesta de frenado significativamente en pisos blandos. Además con cuatro discos que realmente la detienen en distancias impecables en piso seco. También ofrece control de descenso, o asistente al arranque en pendientes. 

Precio y garantía

Donde la Volkswagen Amarok continúa marcando un límite es en el precio. La Black Style es la más cara de la oferta, y tiene un precio de lista de $ 7.389.200. Se trata de un valor muy elevado, que incluso llega a emparejar al de las pick-ups full sizes, como la Ford F-150 Lariat, con más seguridad y equipamiento. 

Sin embargo, Amarok y precisamente las equipadas con motor V6, tienen una extensa lista de espera para entrega de unidades, que hablan del suceso que esta mecánica de altas prestaciones ha logrado en nuestro país. La garantía de 6 años o 150.000 kilómetros es otro de los puntos en los que la marca alemana también reafirma su compromiso. 

Nos encantó de la Volkswagen Amarok V6 Black Style

La potencia del motor V6

Las prestaciones que logra

Su destacado compromiso de suspensiones

La comodidad de sus butacas

El funcionamiento de las luces bajas/altas

La respuesta de los frenos

No le perdonamos a la Volkswagen Amarok V6 Black Style

Que no tenga ayudas a la conducción

Los neumáticos de 20 pulgadas

El consumo elevado en la ciudad

Que sólo tenga cuatro airbags

Su elevado precio de lista

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta