En 1969 un grupo de concesionarios Chevrolet confeccionó en Estados Unidos una serie muy limitada, de tan solo 69 unidades, del Camaro para 1/4 de milla, bajo la denominación COPO. En 2012 Chevrolet relanzó la oferta, y ahora para la línea 2022 del deportivo volverá a ser de la partida, ahora sin limitación y con motor V8 aspirado, de hasta 9.4 litros de cilindrada. 

El nuevo Camaro COPO se consolidará como una edición especial del Camaro, específica para competir en los 402 metros, ya que no es apto para circular en las calles. Cada nuevo Camaro COPO podrá ser equipado con tres motorizaciones, pero la más imponente será un V8 de 572 pulgadas cúbicas, es decir 9.4 litros de cilindrada, suficientes para entregar 580 caballos de fuerza. 

Cada unidad que monte este impulsor llevará la inscripción «572 Big Block» sobre la toma de aire del capot, anunciando la mecánica más poderosa de la oferta. Las otras dos opciones son también motores de 8 cilindros en V, de 5.7 litros (590 CV) y 7.0 litros (475 CV). Por el momento General Motors no anuncia sus prestaciones oficiales, debido a que espera la certificación de la NHRA (National Hot Rod Association).

Chevrolet Camaro COPO 2022: con motor 9.4 litros

Además de una carrocería alivianada, los Camaro COPO 2022 contarán con suspensiones específicas para el cuarto de milla, con una puesta a punto que favorece la tracción, confiada a neumáticos especiales para cuarto de milla, de la marca Hoosier. Las llantas también cuentan con diseño específico, siendo las delanteras de pisada reducida, para bajar peso en el conjunto. 

Entre las mejoras se espera un capot de fibra de carbono, junto a una carrocería con diversas modificaciones en pos de ganar rigidez torsional, sin incrementar necesariamente el peso total. El Chevrolet Camaro COPO podrá competir en las categorías Stock y Super Stock fiscalizadas por la NHRA, pudiendo ser accesible para cualquier comprador dispuesto a invertir por este monstruo de la velocidad. 

Cada unidad producida contará con garantía de fábrica, mientras que opcionalmente podrá agregar un sistema para agregarle peso al eje trasero, como así también un paracaídas para ayudar a detener la marcha. Además los frenos de serie fueron optimizados para esta nueva versión. 

La historia del Camato COPO

El primer Camaro COPO producido en 1969 se limitó a 69 unidades, y desde 2012 GM produjo 69 unidades por año. Esto generó un sinfín de especulaciones sobre las unidades, que eran reservadas y luego revendidas a precios superiores. Eso hizo que la marca del moño pase a producir desde este año cuanta unidad sea solicitada, sin un límite de ejemplares establecido. 

La historia del Camaro COPO nació una de una manera singular. Cada distribuidor al momento de configurar los vehículos durante la década del sesenta hacía su pedido mediante el sistema RPO (Regular Production Option). Algunos representantes de la marca buscaban configuraciones fuera de lo común, para ofrecer ejemplares pensando en la competición. Sin embargo el sistema RPO no permitía estas configuraciones, ya que por ejemplo no admitía motores de más de 400 pulgadas cúbicas. 

Ante ello, un grupo de distribuidores de la marca advirtió que sí podían encargarse ciertas configuraciones a través del programa COPO de General Motors (Central Office Purchase Order), destinado a comercializar vehículos para flotas estatales, que era más laxo. El primer integrante de la gama COPO fue un Camaro de siete litros, solicitado por el concesionario Yenko Chevrolet. El mismo posteriormente configuró más de mil unidades con tal motorización, que entregaba 433 CV. En este caso se trataban de unidades aptas para circular en la vía pública. 

El primer Camaro COPO, carrera cliente, fue solicitado por el distribuidor Fred Gibb, que asoció 69 unidades del Camaro con un motor 7.0 litros, pero en éste caso con block de aluminio, destinado específicamente para competir en 1/4 de milla, y creando de esta forma el mito del Camaro ZL-1.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta