Honda Brasil lanzó una campaña para recomprar Civic usados, producidos por el fabricante japonés, durante los años 1998, 1999 y 2000. La razón está directamente ligada al recall más importante de la industria automotriz mundial: los infladores de airbags de la firma japonesa Takata. 

En Brasil, la casa japonesa ya anunció la recompra de las unidades, aunque no serán todas los que pasaron por el recall: las unidades solicitadas por Honda contemplan a las primeras unidades que ingresaron a revisión durante febrero de 2020: a estos autos, la marca les anuló el sistema de airbag del conductor, librándolos de posibles fallas ante un choque. 

Sin embargo esto le trajo otro dolor de cabeza a Honda: las bolsas de aire que llegaron tiempo después para reemplazo no podrán ser colocadas en estas unidades, debido a que inicialmente para anularlos se afectó la instalación eléctrica de cada uno de los vehículos. 

En Brasil: Honda adquiere Civic usados y los destruirá

Ponerlos nuevamente a funcionamiento contemplaría el reemplazo de la instalación eléctrica completa de cada unidad, lo que conllevaría a un gasto económico superior, e incluso a una demora de tiempo impensada. Ante ello, cientos de unidades que aún circulan por Brasil están siendo recompradas por el fabricante, pasando a ser posteriormente destruidas. 

Honda paga cada unidad el valor de mercado, sin importar el estado del auto. Al parecer ya fueron adquiridas alrededor de 300 unidades, pero aún quedan más. Según informó el sitio Autos Segredos, Honda paga alrededor de 15 mil reales promedio por cada auto, es decir una cifra cercana a los 3.000 dólares estadounidenses al cambio actual del país vecino.

Honda y el mayor recall

Desde que se informó el problema con los airbags de Takata, Honda fue una de las marcas más interesadas en solucionar el problema a sus clientes. Incluso en Argentina la marca llegó a lanzar una campaña específica para buscar los autos afectados comercializados en nuestro país. 

Si bien en nuestro territorio no hubo casos corroborados de muertes por este inconveniente, en Brasil las alarmas se encendieron tras un accidente con una unidad de posterior generación. Específicamente, en febrero de 2020 se registró un accidente con un Civic LXS del año 2008. Tras las pericias, se confirmó que el deceso del conductor había sido causado por las partículas emitidas por los infladores defectuosos de las bolsas de aire del automóvil, fabricados por Takata.

Debido a que en nuestro país no se realizó la anulación del sistema de Airbag de ninguna unidad, esta situación no será imitada aquí. 

 

 

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta