Un acuerdo entre la firma Rover, por entonces parte del grupo BMW, y Chrysler promediando 1997 concibió la creación de un motor de cuatro cilindros, provisto con la más moderna tecnología por entonces. Pero más de una década más tarde, la tecnología fue aprovechada por Fiat, que incluso la mantiene hasta la actualidad con el motor E-torq del Cronos. 

La producción de este motor, desarrollado en conjunto en Alemania y el Reino Unido, fue exclusiva en Brasil, específicamente en una planta localizada en Campo Largo, donde previamente Chrysler producía la Dodge Dakota. 

Pero la historia del cuatro cilindros en línea tuvo una vida llena de cambios de estrategias. La primera fue la venta de Rover por parte del grupo BMW en 2000. De todas formas la marca alemana mantuvo la participación del 50% dentro de Tritec, ya que ese mismo impulsor había sido el elegido para equipar a la futura gama del Mini R53, lanzado finalmente un año más tarde. También se montó en algunos modelos de Chrysler, como el PT Cruiser. 

El origen del motor Tritec

Desde 1999 Tritec fabricó motores en Campo Largo que eran exportados a diferentes partes del mundo, aunque en su gran mayoría a Reino Unido. La planta contaba con una capacidad de producción de 400.000 motores al año. Hubo versiones de 1.4 y 1.6 litros, con diversas potencias, que partían desde los 75 caballos de fuerza. 

La disposición del motor Tritec no era, ni es, la más convencional. Con un block de acero y tapa de cilindros de aluminio, su principal característica es la utilización de un único árbol de levas a la cabeza para comandar las 16 válvulas. En sus mejores años, la versión más picante fue colocada en los Mini Cooper S, y JCW, en estos casos sobrealimentados con un compresor volumétrico Roots, producido por Eaton.

Tras un acuerdo con el grupo PSA, BMW optó por reemplazar al motor Tritec por el THP, de 1.6 litros con turbo, para la segunda generación del nuevo MINI. Eso significó para Tritec la caída de su principal cliente. Desde ese momento Daimler Chrysler se hizo cargo de la totalidad de la fábrica, aunque la producción del motor ya había cesado

Fiat: La era del motor e-Torq 

En 2008 Fiat Powertrein Tecnologies adquirió la planta de Tritec a un valor de 83 millones de Euros, incluyendo el desarrollo y el herramental para producir el motor. Tras dos años de puesta a punto e implementación, en 2010 la marca italiana lanzó la gama de motores E-torq, compuestas por un 1.6 de 115 CV (prácticamente sin modificaciones visibles con respecto al original) y un nuevo 1.8, que rendía 130 caballos de fuerza. La principal modificación con respecto al 1.6 fue la ampliación del diámetro de cilindros de 77 a 80,5 mm. 

Rápidamente Fiat reemplazó al viejo motor 1.8 de General Motors por el 1.6 E-torq en la gama Palio, Siena, Punto y Strada, mientras que el nuevo 1.8 E-torq se reservó inicialmente para el Linea, aunque en Brasil también se montó en la gama de Adventure de Palio Weekend y Strada. 

En la actualidad el motor E-torq (ex Tritec) conforma la gama del auto más vendido de Argentina, como lo es el Fiat Cronos (ver test). También equipa al Jeep Renegade, uno de los SUVs más vendidos de nuestra región. Si bien se lo critica en la actualidad frente a los más modernos motores turbo, la realidad indica que a sabido sobrellevar el paso del tiempo, y además ha logrado superar una historia cargada de idas y venidas. ¿Sabías su origen?

 

 

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta