Hace unos pocos meses Ford lanzó mundialmente la nueva gama Bronco, que desde los próximos días ya estará disponible en Argentina. El nombre que identificó al 4×4 de Ford entre 1965 y 1996, tendrá una nueva vida, en formato de sub-marca. Inicialmente con dos modelos, que podes conocer en detalle aquí: por un lado el Bronco y por el otro el Bronco Sport. Pero la historia del Bronco merece ser contada.

En 1965, luego de más de dos años de desarrollo junto a un equipo de colaboradores, Ford estableció las necesidades del público a partir de usuarios de los productos Jeep. Las encuestas, que formaron parte de un memo interno de 1963, demostraron que los vehículos de ese entonces resultaban “ruidosos” y “poco confortables”.

Este relevamiento llegó al área de planeamiento de Ford, el cual, una semana después, elaboró otro memo con el título “1966 G.O.A.T.”, en alusión a la creación de un vehículo que pueda atravesar cualquier terreno (Goes Over Any Terrain, según su denominación en inglés).

Ford Bronco 1966

La idea pasó por múltiples revisiones y transformaciones hasta que en 1965 se presentaron oficialmente los primeros tres modelos: Roadster (sin techo), Sports Utility (Utilitario deportivo) con caja de carga y Wagon (dos puertas, cola larga y techo completo); este último establecido como la variante más popular.

El paso de los años y la historia de la Ford Bronco

Pero lo que destacó a esta generación por sobre otros modelos disponibles en el mercado en ese momento fue la posibilidad de “customización” casi infinita. Los catálogos de accesorios de la primera generación de Bronco incluían quitanieves, cabrestante frontal, ganchos de remolque, cubos de bloqueo, tomas de fuerza, entre otros.

Así, la Bronco se transformó en un vehículo que sus usuarios podían modificar según su estilo de vida: podía ser la opción perfecta para andar por la ciudad o un vehículo off-road capaz de competir en la carrera Baja 1000. 

Cambio de parecer: Nueva generación 

En 1978 se lanzó una nueva Bronco, que manteniendo grandes capacidad off-road, introdujo un mejorado rendimiento en ruta. Esta vez su plataforma tomó como base a la Serie F, incrementando su longitud y el ancho total. También ofrecía un andar “más suave”, con más comodidad para sus usuarios, disponible únicamente con motores V8, es decir que se priorizó además la potencia y el poder.

Ford Bronco 1978

Más allá de un interior renovado con más confort, este modelo ofrecía como opciones dos funcionalidades inéditas hasta el momento: aire acondicionado y radio AM/FM. Además montó por primera vez la tranquera posterior rebatible, que portaba a la rueda de auxilio. Esta generación de Bronco fue un éxito en ventas con más de 180.000 unidades vendidas, aunque estuvo en producción poco más de dos años. 

La Ford Bronco y su historia

Sobre el renovado chasis de la Serie F, Ford rediseñó la generación de Bronco en 1980, haciéndola más pequeña y liviana, ofreciendo motores tanto de seis como ocho cilindros.  Esta generación de Bronco fue también la primera en ofrecer suspensión delantera independiente. Estéticamente mostraba un frontal similar al de la pick-up, con combinaciones de colores muy llamativas.

Para ese entonces la Bronco se hizo conocida en Argentina, tras la apertura de la importación. Con un interior de gran calidad, motor V8 y prestaciones muy acertadas, estas unidades son en la actualidad un bien muy valorado, que cotizan por encima de los 20 mil dólares. 

Paralelamente, en 1983 se presentó la Bronco II, una «baby» Bronco, fabricada sobre la plataforma de la Ranger, aunque en 1990 fue reemplazada por la Explorer. A su vez el modelo original fue renovado en 1987, con el nuevo frontal conocido en Argentina con la F-100 de 1988, incorporando además nuevas tecnologías, como inyección de combustible, o ABS en el eje posterior.

La última Bronco, antes del regreso

Ford Bronco 1992

La última versión de Bronco, antes de su vuelta en 2021, fue producida entre 1992 y 1996, e incluyó funcionalidades de vanguardia como airbags, sistemas de cinturón de seguridad de tres puntos, además de un nuevo estilo frontal, inspirado nuevamente en la F-150. 

La última Bronco salió de la línea de ensamblaje de la planta de Michigan el 12 de junio de 1996. En aquel momento la firma dejó de producirla debido a que los gustos del cliente parecían cambiar, hacia SUVs más equipados y confortables. Sin embargo el nombre Bronco quedó en la mente y en el corazón de sus usuarios, que hicieron posible que un producto tan pasional como extremo vuelva a estar en producción. ¿Volverá la Ford Bronco a hacer historia?

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta