Los deportivos de segmentos populares fueron tiempo atrás la gran sensación para los jóvenes en el mercado nacional. Durante la década del setenta aparecieron varios exponentes que dejaron la vara bien alta en materia de deportividad. Sin embargo, fue gracias a Volkswagen que a inicios de los noventa conocimos a los primeros hatchs deportivos, y regionales, del segmento B, con el Volkswagen Gol GTI importado desde Brasil como exponente inicial. Hoy el Polo GTS intenta, a fuerza de motor y solidez, repetir parte de esa mística. Tiene con qué. 

Para esta versión «deportiva» Volkswagen puso manos a la obra en un modelo reciente, el Polo, lanzado durante 2017. Partiendo de un estilo bastante sobrio, el GTS tiene algunos detalles que lo emparentan significativamente al Polo GTI comercializado en Europa. Sin embargo, su mecánica dista bastante de los 200 caballos que rinde aquel: aquí se conforma con el conocido motor 1.4 TSI de 150 caballos. 

Por fuera

Estéticamente la familia GTS, ya que también hay un Virtus, denota pequeños detalles de estilo, que marcan los principales cambios  entre las versiones convencionales. En este caso, se diferencia por unas llantas de aleación de 18 pulgadas, que lo visten realmente muy bien. En Brasil son un opcional, ya que de serie monta una pulgada menos. Las suspensiones fueron adaptadas, pero de todas formas su altura queda un tanto alta. 

Otro de los detalles particulares de esta variante pasan por las ópticas, con tecnología full LED. La luz fría es parte de las diurnas (que dibujan una clara identidad de marca), bajas, altas y giros. Los rompenieblas, ubicados en la zona inferior del paragolpes son halógenos, mientras que al costado de ellos desaparecieron los LEDs vistos en las versiones convencionales. Fueron reemplazado por un plástico que en cierta forma parece recrear el formato de los mismos. La zona inferior del paragolpes cuenta además con un pequeño y sutil spoiler de color negro.

La parrilla muestra la inscripción GTS, por encima de una vira en color rojo que recorre de punta a punta el frontal, incluso dentro de las ópticas. La mirada es típicamente de la de un deportivo de la marca, como un GTI, GLI; en este caso GTS. La sigla se repite en los guardabarros laterales y en el portón trasero. Fiel a ese estilo, en ningún lado de la carrocería nos recuerda que es un Polo. 

Con líneas predominantemente sobrias, el remate posterior en el GTS fue caracterizado con un alerón trasero en color negro, junto a un paragolpes trasero específico. Además luce una interesante doble salida de escape. A diferencia del resto de las versiones, las luces traseras también son de LED para las funciones de posición y freno.

Gracias a todos estos detalles, algunos bastante sutiles y otros no tanto, el Polo GTS llama bastante la atención en la calle. Y más aún para los entendidos de la marca. Para muchos es un pequeño Golf GTI, y en esencia eso es lo que intenta ser. 

Por dentro

Si la sobriedad es uno de los actores principales de la gama Polo, como así también de muchos modelos de la marca, este caso no es la excepción. De todas formas, y probablemente recordando las clásicas butacas Recaro que traía el Gol GTI, los asientos delanteros con formato deportivo son su principal muestra de carácter. Presentan excelente sujeción lateral y permiten una conducción placentera, dinámica. De todas formas, dificultan tanto el acceso como el egreso del auto. Costos que se deben pagar.

El tapizado símil cuero es exclusivo de esta versión GTS, al igual que diversos detalles en color rojo. Así también el volante de base plana. La plancha está contrastada con un tono gris oscuro brillante, que difiere del gris plata del resto de las versiones. Eso sumado al tapizado de techo, íntegramente en tono negro, le dan un aspecto más intimidante. Con doble regulación de volante, la posición de manejo es muy buena. 

Partiendo de la plataforma MQB A0, el espacio que brinda el Polo para sus ocupantes traseros es lógico para dos ocupantes. Es cierto que en esta versión las butacas deportivas quitan algo de espacio para las piernas de los pasajeros traseros. Son aptas para adultos de contextura media, siempre que no conduzca una persona demasiado alta. La capacidad de baúl, de 300 litros, es suficiente dentro de su segmento, y ya no tiene de serie la división de gran calidad que equipaba a los primeros Polo producidos en Brasil, y que delimitaba un espacio oculto. La rueda de auxilio es de diferente medida.

En materia de equipamiento cuenta con tablero digital Active Info Display, sumamente completo y configurable, junto a elementos como arranque y acceso sin llave, climatizador automático de una vía, sistema multimedia con pantalla de 8″ con conexión Android Auto y Apple Carplay, navegador satelital, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, entre otros. 

Donde queda un poco relegado es en seguridad. Dispone de cuatro airbags, y esta versión en particular se beneficia por la incorporación de luces principales con tecnología LED. De todas formas no ofrece ayudas inteligentes a la conducción, mientras que algunos de sus rivales ya ofrecen seis bolsas de aire como equipamiento de serie.

 Al andar

El motor TSI de 1.4 litros que equipa, tanto a Golf como a Tiguan y muchos otros modelos del grupo, es de la partida en este Polo GTS, y rinde 150 caballos de fuerza, con un torque máximo de 250 nm entre 1.500 y 3.800 vueltas. Se trata de un motor contundente, que logra además excelentes consumos en ruta, y bastantes reducidos en la ciudad, donde se beneficia por el sistema de parada y arranque automático Start & Stop. 

El punto negativo es que está asociado a una transmisión automática de seis velocidades. La Aisin que montan diversos modelos regionales no funciona en este caso de una manera muy predictiva, siendo algo lenta en sus reacciones. Cuenta con cuatro modos de manejo que varían la respuesta de la misma, pero que ni siquiera en Sport logra transmitir la contundencia que sí obtendría el motor con una caja DSG, o mismo con una manual, algo que no ofrece como opción. Al menos ofrece levas para el pasaje manual de las seis velocidades.

La velocidad máxima supera los 207 km/h, mientras que la aceleración de cero a cien la cumple en 8,2 segundos, una marca acorde para su potencia y prestaciones, pero que no alcanzan a ser demasiado sorprendentes. 

En lo que respecta a las suspensiones se percibe una puesta a punto más firme, algo que se incrementa con los neumáticos de perfil 45. Eso repercute en algunas sequedades en la ciudad, pero debido a un amplio recorrido de suspensiones, no se percibe un andar incómodo o demasiado duro: más bien todo lo contrario, ya que las suspensiones acompañan en todo momento. En lo dinámico se muestra lógico, brindando seguridad al doblar rápido, aunque sin ser un karting. La dirección precisa y directa, y los frenos, con discos en las cuatro ruedas, tienen buena respuesta, aunque distancias que no son elogiables. 

El precio del Volkswagen Polo GTS en Argentina resulta elevado. Debido a que tributa el impuesto al lujo, su costo se establece en 2.8 millones de pesos. Son cerca de 800 mil pesos más que un Polo Highline, prácticamente con el mismo equipamiento, pero motor 1.6 de 110 CV. Rivales directos no tiene ninguno, más allá de que el Renault Sandero RS presente un concepto similar, aunque con motor 2 litros de 145 CV y transmisión manual a casi 1.6 millones de pesos.

Nos encantó de Volkswagen Polo GTS

Que ofrezca el motor 1.4 TSI

Sus toques sobrios de deportividad

Su usabilidad diaria en general

El tablero de instrumentos y su conectividad

Las butacas, con gran sujeción lateral

No le perdonamos al Volkswagen Polo GTS

Su alto valor de lista

La rueda de auxilio de diferente medida

Su nivel de seguridad justo

La respuesta de la caja automática

Que no disponga de una opción manual

 

Debajo la galería completa del Volkswagen Polo GTS

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta