A fines del año pasado Chevrolet renovó su pick-up mediana S10, modelo que se mantiene a la venta desde el año 2012 bajo la misma generación. La chata producida Brasil, y posicionada como la cuarta pick-up en volumen de ventas en nuestro mercado, recibió un ligero rediseño estético (ver lanzamiento), aunque las mejoras de la S10 2021 pasan por mayor dotación de seguridad y conectividad, no solo en la versión tope gama. Justamente, nuestro contacto fue con una LTZ (el paso previo) con transmisión automática, con la que recorrimos parte de la Ciudad de Buenos Aires.

La S10 es un producto ya bien conocido, por lo que escribir acerca de su diseño, o estilo, puede dejarse de lado. Sí mencionaremos que en este caso, la LTZ luce, a mi entender, mucho más sofisticada y bonita que la High Country (tope de gama) y que posee un frente exclusivo, con parrilla en color negro brillante, y la palabra Chevrolet en relieve.

Mejoras exteriores

Aquí se optó por un marco cromado y el moño dorado de la marca, que es común también en las versiones LS o LT, de inicio de gama. Las llantas de 18 pulgadas son las mismas que se ofrecían previamente en la High Country, mientras que las ópticas delanteras cuentan con LEDs diurnos. Las luces traseras de LED son exclusivas de la más equipada, como así también la barra aerodinámica de caja de carga.

Otros cambios que introdujo la S10 recientemente fue la incorporación de amortiguadores en el portón de caja de carga, un sistema que no es común en otras chatas. En este caso se adaptó un amortiguador, que suaviza la apertura pero que no aliviana la operación a la hora de cerrar, como sí lo hacen algunos rivales, provistos con una pequeña barra de torsión metálica.

 
Confort y seguridad

La variante LTZ dispone de muy buen equipamiento, principalmente, en seguridad. La incorporación de seis airbags en toda la gama (incluso en la cabina simple) es una muestra de ello. Pero en este caso, la LTZ monta equipamiento que antes era exclusivo de la High Country.

En este apartado podemos mencionar el alerta de colisión frontal, el frenado autónomo de emergencia con detección de peatón y el alerta de cambio de carril involuntario. Además, toda la gama viene con ESP, control de balanceo de tráiler y control de descenso (4×4). La LTZ agrega detalles como luces rompenieblas trasero, sistema de monitoreo de presión de neumáticos o regulación interna de faros.


En lo que hace a la conectividad, Chevrolet está poniendo mucho énfasis a nivel regional, y en este caso, la S10 no olvida la nueva generación del sistema MyLink, provisto con conexión Android Auto y Apple Carplay inalámbricos. Además tiene sistema WiFi nativo y OnStar: digamos que más no se puede pedir. 

Otros detalles son los sensores de estacionamiento delanteros y traseros, mientras que como contra, el volante solo regula en altura. A cambio, la butaca del conductor tiene reglajes eléctricos. El tapizado de símil cuero, en esta variante LTZ, es de color gris claro, mucho más ameno que la High Country, en marrón.

Además la plancha de a bordo está combinada con un material suave, al mismo tono del tapizado, aunque cierto es reconocer que la calidad percibida no es su mejor arma de seducción. La nueva edición agregó cámara de estacionamiento HD, con función de zoom para tráiler.

Mecánica y precios

En nuestro breve contacto con la Chevrolet S10 2021 no pudimos exprimir toda la potencia disponible del conocido motor DuraMax de 2.8 litros y 200 CV, que de acuerdo a la marca, ha sido optimizado para que en los niveles más completos entregue mejores sensaciones, mientras que en los niveles de entrada, se ha optimizado el rendimiento de combustible.

 

Como siempre, se consolida como un motor muy eficiente, con un sonido poderoso y una entrega contundente. La transmisión automática de seis velocidades y un esquema de suspensiones que ha sido adecuado para transmitir mayor solidez general, la convierten en una camioneta bastante apta para un uso mixto, entregando comodidad en caminos en mal estado, pero con un comportamiento adecuado para la ruta. 

El precio de la nueva S10 LTZ 4×4 es de $ 3.764.900, cuando una High Country lo hace por $ 4.249.900. La diferencia parece abultada, más que nada debido a que la tope de gama sólo adopta mejoras puntuales, más que nada estéticas. 

Tras este breve contacto llegamos a la conclusión que la gama Chevrolet S10 2021 continúa siendo una de las más competitivas. Por ejemplo, si su precio se compara con el de la Toyota Hilux, líder del segmento, en versión SRV 4×4 AT, donde su valor de venta asciendo a los $ 4.032.100, denota el esmero de Chevrolet de posicionarla con un precio competitivo. 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta