Durante el día de ayer se llevó a cabo el lanzamiento industrial de la Renault Alaskan. No es ni más ni menos que la oficialización del inicio de producción del trigésimocuarto modelo que se produce en la planta de Santa Isabel, Córdoba, en 65 años de historia en Argentina.

La Renault Alaskan es la primera pick-up del rombo del segmento medio, pero no es la primera camioneta que se produce allí. En tiempos pasados, la Renault Rodeo, basada en la Trafic, puede considerarse como la primera camioneta de Renault producida en Santa Isabel, si no contamos a la Jeep Gladiator, producida desde mediados de los sesenta.

Alaskan es sin embargo la primera pick-up mediana de Renault, modelo con el que pretente afianzar aún más el segmento de flotas y vehículos de trabajo, donde hoy radica como una referencia, con los modelos Kangoo y Master. Con la llegada de la nueva pick-up, la marca pasa a tener una cobertura de más del 90% del mercado, reforzando además su presencia y trayectoria en el mercado de los vehículos utilitarios, sin olvidar a la pick-up compacta Duster Oroch.

Renault Santa Isabel: Alaskan ya es Argentina

1955 se considera como el año clave en la historia de la planta de Santa Isabel. Ese año Henry Kaiser, productor industrial norteamericano, decide construir un emprendimiento productivo en la provincia tentado por el programa de desarrollo industrial que lanzó el gobierno nacional en ese momento. Decide radicarse en Córdoba principalmente por dos motivos. En primer lugar, por la presencia de IAME (Instituto de Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) y su cordón de empresas proveedoras, y en segundo lugar debido a que las tierras fueron donadas por la familia Nores Martínez, en lo que era la estancia Santa Isabel. Así nacía IKA (Industrias Kaiser Argentina).

Para la construcción de la fábrica Santa Isabel se emplearon 4.900.000 kilos de acero, 2.000.000 de ladrillos y 9.800.000 kilos de cemento. Para transportar las 9.000 toneladas de equipos llegados desde Estados Unidos, se necesitaron 600 viajes en camión desde Buenos Aires hasta Córdoba.

Inicia la producción en serie

El 27 de abril de 1956 salió de la línea de montaje el primer Jeep, a solo 14 meses de iniciada la construcción de la factoría. Ese mismo año se fabricaron 2.000 vehículos, mientras que al año siguiente la producción aumentó a 7.000. En poco tiempo, se alcanzaron las 20.000 unidades anuales, sumando en su línea de montaje al lujoso Kaiser Carabela.

La nacionalización del Kaiser Carabela fue considerada como la mudanza industrial más grande jamás realizada hasta el momento. Se trató de la importación de todo el herramental necesario para producir nacionalmente al Kaiser Manhattan, del que tomó la base el Carabela. Fue el primer automóvil producido en serie en el país, y el más grande, incluso hasta nuestros días: medía 5,46 metros de largo. Se fabricó hasta 1961.

Por aquellos años, aún fruto del acuerdo del paquete de Kaiser, salieron de la planta otros modelos de Jeep, renombrados en Argentina como Estanciera (familiar) y Baqueano (pick-up). Pero en 1960, IKA también supo cerrar un acuerdo con Alfa Romeo. Así nació el Bergantín, sobre la base del Alfa 1900, al que se lo dotó de un arcaico motor Continental de cuatro cilindros. Fue el modelo más efímero en la vida de Santa Isabel, ya que estuvo en producción durante solo dos años. 

Los primeros Renault en Santa Isabel

En 1959, se firma el acuerdo que cambiaría para siempre el rumbo de la historia de la planta cordobesa. Un convenio de licencia y asistencia técnica con la Régie Nationale des Usines Renault, que permitía la producción de modelos de la marca, inicialmente con el modelo Dauphine. De todas formas, eso no conllevó al cese de la cooperación con Kaiser, que ya pasaba a formar parte del grupo AMC, American Motors Corporation. Así, desde 1962 fueron cedidos los derechos para producir la marca Rambler en Argentina, y desde 1963 la pick-up Jeep Gladiator, como reemplazo del Baqueano. 

Durante ese mismo año, se dio inicio a la producción del Renault 4, mientras que el Dauphine pasó a denominarse Gordini. Cuando Kaiser comienza a sentenciar su defunción, en 1967, Renault adquiere una parte del paquete accionario, asumiendo la dirección administrativa del grupo, creando IKA-Renault. Previamente, en 1966, se lanzaba el Torino, que tomaba la base de otro producto de AMC, tal como lo hacía la gama Rambler. 

En 1969 y 1970 comienza la producción de los Renault 6 y Renault 12 respectivamente, marcando un quiebre en la historia de la planta y su futuro, debido a la discontinuación del Gordini y la Estanciera. En 1975, Renault compra el total accionario, pasando a llamarse Renault Argentina S.A. Al mismo tiempo, se discontinúa la gama Rambler, mientras que en 1978, lo mismo sucede con la oferta de Jeep, incluyendo a la pick-up Gladiator.

La época dorada de Renault

En los ochenta, Renault causa una verdadera revolución automotriz en Santa Isabel. Durante esta década se inició la fabricación local de los Renault 18 (1980), Fuego (1982), Renault 11 (1984), Trafic (1985), Renault 9 (1987) y finalmente Renault 21 (1989). En todos los casos, productos que llegaron a la par de los originales europeos, contemplando la gama más moderna de Argentina por aquellos años. Sin embargo, tal revolución, conllevó a discontinuar modelos muy queridos por el público, como el Torino en 1981, el R6 (1984) y finalmente el R4 (1987). 

En 1992, Renault Argentina cambia su denominación por CIADEA S.A., grupo local que adquirió la empresa y se hizo cargo de la industrialización y venta de los vehículos. Un año más tarde finaliza la producción del R18, reemplazado por el R19, mientras que el 2 de noviembre de 1994 se discontinúa el R12, tras veinticinco años ininterrumpidos de éxitos. Entre 1992 y 1996 también finaliza la producción local de la coupé Fuego y los R9, R11 y R21.

En 1997, cuando el Clio de producción local comienza a llegar al público, Renault retomó el control de las operaciones en el país, volviendo a su denominación de Renault Argentina S.A. e integrando la empresa al Mercosur.

En 1998 se da inicio a la producción de la Kangoo, un producto que llegó para revolucionar nuevamente al mercado local. Posteriormente, comienzan a salir de la línea de montaje los primeros Megane de primera generación, que terminaría reemplazando al R19, discontinuado en 2000. La Trafic se produjo hasta 2002.

Santa Isabel en el Siglo XXI

A comienzos del nuevo siglo se establece la producción del Clio de segunda generación. El Megane lo hace hasta 2008, mismo año en el que se pone en marcha la producción del Symbol, un derivado con baúl del Clio II, fabricado hasta 2012.

Desde 2010, la planta de Santa Isabel comienza con la fabricación local del Fluence, la variante sedán del Megane de tercera generación. Un rediseño local del Clio II pasa a renombrarlo como Clio Mío, discontinuado en 2016. En sus tres series, el Clio fue el modelo con mayor unidades producidas en Santa Isabel.

En 2016, Renault Argentina comienza con la producción local de la familia Logan-Sandero-Stepway, volviendo a producir un modelo del segmento B. 2018 fue otro año revolucionario, ya que nace la segunda generación de Kangoo, mientras que se inicia la producción local de la pick-up Nissan Frontier. Paralelamente, se discontinúa el Fluence. 

Renault Alaskan en Santa Isabel

Alaskan es el modelo número 34 fabricado en Santa Isabel, donde ya se produjeron más de 3.2 millones de vehículos en 65 años. Actualmente trabajan 2200 colaboradores, funcionan 182 robots funcionando, que aplican 3200 puntos de soldadura aplicados (en promedio). Además se estampan 134 piezas diferentes, que componente las diferentes carrocerías que allí se producen.

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta