Volvo 850: ¿el auto más seguro del milenio?

La automotriz sueca Volvo ha sido una de las referencias en materia de seguridad y el 850 fue una prueba digna de ello. Previamente, la marca ya había trabajado con carrocerías con deformación programable e, incluso, innovado con la implementación del cinturón de seguridad inercial, pasando por muchos otros avances con el fin de cuidar a los ocupantes. Todo esto fue un sello que marcó a la firma a partir de la década del cincuenta y durante los años siguientes. 

Sin embargo, en las décadas del setenta y ochenta Mercedes-Benz introdujo diversas tecnologías, entre ellas, el ABS en el Clase S (W116). Además, también optimizó la introducción del airbag en el Clase S de 1981 (W126), elementos que al día de hoy incluso continúan siendo utilizados, aunque con significativas mejoras, claro. 

Volvo 850 GLT

En 1991 y tras un largo período de producción de la serie 200, Volvo lanzó el 850, un modelo de tamaño medio, y que tuvo a la seguridad como estandarte. Para su desarrollo se puso especial énfasis en contar con una carrocería que absorbiera impactos frontales, pero no solo eso.  

Volvo 850: la seguridad como premisa

En 1995, se amplió la oferta con la llegada en serie del SIPS, es decir el airbag lateral, siendo el primer auto producido en serie en montarlo. Esta característica iba afianzada a una estructura lateral capaz de resistir impactos, debido a contar con refuerzos estructurales en las puertas, y un pilar B mejorado.

Volvo 850 T5

Además fue el primer Volvo equipado con motor transversal, cuando ninguna de las marcas más elitistas del mercado ofrecían esa disposición. Esto le permitía contar con más espacio libre en el vano motor para alojar los sistemas de absorción de impactos. En 1995, el Volvo 850 era «el auto más seguro del mundo».

Y también rápido

Otra de las características del 850 estuvieron en la implementación de un motor de cinco cilindros en línea, fabricado íntegramente en aluminio que, con tapa de cilindros multiválvulas, brindaba prestaciones ya destacables en las versiones convencionales. 

Pero el detalle fue la adopción del turbo, en las versiones T5, tanto en carrocería sedán como familiar. Si bien el formato cuadrado, digno de un auto algo anticuado incluso promediando los noventa, el 850 R obtenía una potencia suprema, 240 caballos de fuerza. Sí, una rural, con prestaciones de deportivo nato.  

Posteriormente, Volvo introdujo por primera vez en un modelo de la marca el sistema de tracción integral, con el 850 AWD. Tenía motor de 193 CV y fue precursor de la gama XC de Volvo, hoy conformada por diversos SUVs. 

En 1997, Volvo decidió cambiar la nomenclatura del 850 por la de S70, dotándolo de rediseño exterior, que sirvió para ablandar las líneas frontales, pero que no dejaba de esconder la impronta rectilínea de su base. Producido hasta el año 2000, fueron fabricadas 1.360.511 unidades entre todos los derivados del 850, considerado como uno de los autos más seguros del siglo XX. 

 

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta