Alfa Romeo celebra 110 años de historia

El pasado 24 de junio Alfa Romeo cumplió 110 años. Una marca de las que tienen a la historia como uno de sus respaldos, avalados por múltiples sucesos relacionados con la historia del automóvil y el automovilismo.

Para ello decidimos resumir su historia por décadas y en dos partes: la primera es la que va desde 1910 hasta entrada la década del cincuenta, cuándo logró trascender al obtener el primer título de lo que hoy conocemos como Formula 1. Posteriormente te traeremos la continuación de la rica historia de Alfa Romeo. 

1910

Alfa 24 HP 1910

El 24 de junio de 1910 está precisado como el nacimiento de ALFA, abreviación de Anónima Lombarda Fabbrica Automobili. Se logra tras la compra de la división italiana de la firma francesa Darracq mediante un grupo de inversores comandados por Ugo Stella. El primer modelo es el 24 HP, diseñado por Guiseppe Merossi, y dotado de un motor de 4.084 cc, que rendía 42 caballos de fuerza: mucha potencia para su época. Un año después el auto debuta en la Targa Florio con un resultado sorprendente, quedando a un paso de ganar la carrera. Se construyen alrededor de 200 chasis, que por entonces eran carrozados fuera de fábrica. 

En 1913 aparece un nuevo modelo, el 40-60 HP, con motor de seis cilindros, y con su alta potencia, la marca ya se empezaba a relacionar cada vez más con el mundo de las carreras. Debido a eso, en 1914 se crea el primer modelo pensado pura y exclusivamente para competir, denominado Alfa Grand Prix. En 1915, con el estallido de la primera guerra mundial, la marca es adquirida por Nicola Romeo, y se especializa en producir herramientas para la contienda bélica.

1920

Alfa Romeo 6C 1500 1924

En 1920 sale a las calles el primer auto bajo la denominación Alfa Romeo, el 20-30 HP ES. Al volante de uno de estos autos se pone al mando Enzo Ferrari, que en 1921 logra el segundo puesto en la Targa Florio. La victoria en la mítica competencia no llegaría hasta 1923, cuando a bordo de un Alfa Romeo RL, Ugo Sivocci logra ganar la carrera. Pero los éxitos continuarían.

Vittorio Jano desarrolla en 1924 un motor de dos litros, capaz de rendir inicialmente 140 CV, que se incrementarían hasta 155 caballos en 1925. Con semejante potencia los autos de la marca no paraban de ganar carreras, y la fama comienza a incrementarse en todo el mundo. Tal éxito hace que el Alfa Romeo 6C 1500, lanzado en 1927, se convierta también en un éxito comercial. A pesar de ser un auto de costo elevado: se produjeron poco más de dos mil ejemplares. 

1930

Alfa Romeo 8C

La caída de la bolsa de Wall Street y la inminente crisis mundial de 1929 hizo que Alfa Romeo pase a depender más de la competición. Las victorias traían ventas y clientes selectos. Los autos de la marca, ya identificados con un trébol de cuatro hojas, ganan múltiples competencias, durante toda la década encaminados por la Scuderia Ferrari. 

A pesar de todo esto, desde 1933 la marca era controlada por el IRI (Instituto de Reconstrucción Industrial) que paulatinamente desvía la producción hacia vehículos industriales y a motores de aviación, con excelentes resultados, y una facturación récord.

1940

Alfa Romeo 6C 2300 1946

La llegada de la segunda guerra mundial hace que Alfa Romeo abandone definitivamente la producción de automóviles, aunque mantendría sus operaciones bélicas, entre ellas en el desarrollo de la aviación. A mediados de la década Alfa Romeo llega a producir cocinas, cerraduras o cerramientos metálicos.

En 1946 se retoma la producción de autos, y crea en poco tiempo verdaderas obras de arte, muchas de ellas realizadas con un concepto aerodinámico, muy ligado al de la aviación. Se convierten rápidamente en los autos de moda de la época, siendo utilizados por celebridades o personas de la alta sociedad. 

1950

Alfa Romeo 1900 Disco Volante

Durante los cincuenta aparecen modelos de calle que dejarían huella en la historia de la marca, entre ellos el 1900, o el Giulietta, siempre con una marcada tendencia al concepto de vehículo rápido y dinámico. La producción en serie establece niveles mucho más elevados, pero el secreto del éxito estaba nuevamente en las pistas.

En 1950 el Alfa Romeo 158 al mando de Giuseppe Farina conquista el Campeonato Mundial de automovilismo, proeza que es repetida un año más tarde por Juan Manuel Fangio con el 159, por entonces una bestia: equipaba un motor que rendía 425 CV y superaba los 300 km/h de velocidad. Luego del éxito, la marca retira su equipo oficial del campeonato de Fórmula 1, pero continúa compitiendo en los campeonatos de autos de Turismo, con el 1900 Disco Volante como máximo exponente. 

La historia de los 110 años de Alfa Romeo continuará… 

 

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta