Las similitudes entre los Volkswagen Nivus y Pointer

La nueva normalidad hace que se intensifiquen las herramientas digitales a las que todos tenemos acceso. Desde la aparición del Volkswagen Nivus (ver nota), diversas cuentas de Brasil entablan el parecido estético entre el nuevo Crossover del segmento B y el Pointer, el hatch mediano regional de los noventa. ¿Qué otras similitudes existen entre ellos?

No podemos hablar de una inspiración. Pero es cierto que la línea de cintura ascendente, sumado a aristas rectas que recorren ambos laterales, al formato tipo «fastback» de la luneta, y a un portón trasero redondeado, hacen que realmente el Nivus traiga ciertas reminiscencias visuales con el Pointer. 

¿Qué otras similitudes aparecen entre estos dos modelos? La principal está en que ambos productos fueron desarrollados en Brasil. En el caso del Pointer, con el apoyo del centro de diseño Ghia, en Turín, Italia.

En aquel momento, se confeccionó para abastecer al mercado regional a partir de la plataforma del Ford Escort de quinta generación, en épocas de Autolatina (la unión entre Ford y Volkswagen en Brasil y Argentina). Como contrapartida, el Nivus trascenderá fronteras y llegará a Europa.

¿Qué similitudes hay entre el Pointer y el Nivus?

Para no competir entre sí dentro del segmento mediano, en los noventa Ford se había adjudicado las carrocerías sedán de cuatro puertas (Orion) y hatch de tres puertas (Escort).

Por su parte, Volkswagen empleó las carrocerías hatchback de cinco puertas con el Pointer, y un sedán de dos puertas que se denominó Logus. Entre ambas marcas, sin embargo, no compartían paneles exteriores de la carrocería.

Pero hay más. En el lanzamiento del Pointer en 1994, el presidente de la marca alemana dijo que se trataba del «Volkswagen más lindo de todos los tiempos». En aquel momento, las líneas algo redondeadas del Pointer eran sensación. 

Pointer: el hijo de Autolatina

Durante la semana pasada, no hubo una pronunciación tan específica en el lanzamiento del Nivus, pero se dejó en claro que su estética ha sido especialmente tenida en cuenta, y que resulta encantadora. La reacción inicial del público fue más que satisfactoria.

Si bien el Pointer tuvo buena aceptación inicial, se convirtió en uno de los modelos más efímeros de Volkswagen en su historia. Fue un fracaso comercial, ya que fue discontinuado a finales de 1996, tras el divorcio entre Ford y Volkswagen. Duró en el mercado poco más de dos años. Seguramente, el Nivus tendrá un futuro mucho más prometedor.

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta