El Dodge Polara que, desde Argentina, llegó a Europa

La décadas del sesenta y setenta fueron de las más favorables en cuanto a producción de autos en Argentina, con nuevos y modernos modelos que aparecían por parte de cada una de las subsidiarias, tanto europeas como americanas. Chrysler Fevre fabricó durante los sesenta al Valiant comercializado bajo esa marca, hasta su última evolución el Valiant IV. En Estados Unidos el mismo modelo se identificaba como Dodge Dart o Plymouth Valiant.  

En 1967, en los Estados Unidos, se presentó una nueva generación del Dart/Valiant, que incluía una nueva plataforma. Determinaba un diseño bastante continuista, conservando su tamaño compacto. En Argentina, se optó por mantener la base conocida como Early A Body, nacida a comienzos de los sesenta, ya que no sería viable un cambio tan radical para los volúmenes de aquel entonces.

¿Un Dodge pensado para Argentina?

Dodge Coronado 1968

Como en Argentina Chrysler no tenía un departamento de diseño, en Estados Unidos se diseñó sobre la base de la plataforma existente un exterior totalmente nuevo, que fue finalmente lanzado en nuestro país en 1968. Probablemente, se trataba de un diseño previo no aprobado para el mercado americano, y que tras recibir la solicitud de rediseño para el modelo argentino, se optó por enviar dicho resultado.

Lo cierto es que el Dodge Polara/Coronado conocido en Argentina en 1968 no tuvo nunca un par americano, aunque desde allí había partido su idea. Se trataba de una carrocería extensa, que había incrementado su largo hasta los 5,01 metros, cuando por ejemplo el Valiant de nueva generación, producido para los Estados Unidos, era más compacto: 4,79 metros. Además se incluyó una inédita variante coupé, inspirada en el estilo de los muscle car americanos.

Dodge R/T

El resultado era moderno y llamativo, más comparándolo con sus rivales. Presentaba una línea de cintura baja y caída de techo prominente. Los extensos voladizos, eran los grandes responsables de hacerlo sobrepasar los cinco metros de largo total. Si bien la distancia entre ejes había sido extendida con respecto al Valiant IV, la parte principal del chasis se mantenía sin cambios.

¿Cómo llegó a España el Dodge pensado para Argentina?

El grupo Barreiros contaba con la representación de Chrysler en España, donde produjo desde 1965 el Dart, similar al Valiant III nacional. En aquel entonces se importaron desde Estados Unidos 20.000 conjuntos en formato CKD del Dart, los previstos por Barreiros para el primer año de producción. Sin embargo, las expectativas de ventas no fueron las acertadas, y el stock se mantuvo hasta 1969, teniendo que incluso llegar a modificar o re-estilizar algunos componentes, para impulsar las ventas. La parte mecánica era confeccionada completamente en España.

Dodge 3700 GT Barreiros

Al momento de tener que renovar nuevamente al Dart, sucedió lo mismo que en Argentina: los costos para implementar la nueva generación no justificaban la inversión. En ese momento, el grupo Barreiros se interesó en el Dodge argentino de Chrysler Fevre. De allí surgió el Dodge 3700, que fue ensamblado en España a partir de 1971, con piezas importadas desde Argentina en formato CKD.

Las diferencias entre el Dodge 3700 y el Polara/Coronado argentino estaban en el diseño frontal, ya que en España se adoptó una parrilla exclusiva con barras horizontales y ópticas circulares dobles, lo que le daba un aspecto más americano. Además se incorporó una luz de posición en los extremos de los guardabarros delanteros, que tiene muchas semejanzas a la empleada en el Ford Fairlane de 1969. El remate posterior se actualizó con nuevas luces, que incorporaban el intermitente en color anaranjado, que en el argentino era completamente rojo.

Dodge 3700 GT

La producción del Dodge 3700 y la variante 3700 GT (con caja de cuatro marchas) se produjo desde 1971 hasta 1977. Tuvo un volumen aproximado de 7500 unidades. En Argentina, la producción del Polara/Coronado llegó a su fin en 1979, un año antes que Volkswagen adquiera Chrysler Fevre. 

Rene Villegas

Por Rene Villegas

Periodista. Fanático de los autos en general y el automovilismo desde que tengo recuerdos. Fui colaborador en la revista Auto Plus, y también en Revista Parabrisas.

Deja una respuesta