Seguro para el auto, qué conviene ?

¿Cuantas veces pensaste en cambiar de Seguro? Y cuantas de esas veces tuviste presente la figura del bróker? En tiempos de contrataciones anónimas online, de respuestas automáticas, de contratar una cobertura con Juan y que después venga Pedro y te diga que no tenés la cobertura que creías, ahí es cuando pensamos en la utilidad de este personaje, que te ayuda a elegir el mejor tipo de Seguro según tus necesidades y no la de ellos. También es la figura clave que nos representa a la hora de reclamar por un siniestro frente a la Compañía Aseguradora.

Me senté a conversar con Mauro A. Botindari, director Seguros Botindari, uno de los Brokers de seguros más importantes de Buenos Aires, y también “amigo fierrero de la casa”. Porque además de necesitar a un bróker de seguros de confianza, también está muy bueno poder hablar con gente que entienda de autos y nos comprenda mejor que nadie a la hora de cuidar ese auto impoluto, al que llevas a detallar dos veces por año, al que le pusiste llantas y gomas por 80 lucas, y que lo tratas casi como a un hijo.

Fundamental preguntar quienes son y de donde vienen quienes hacen Seguros Botindari. “Somos un Broker con más de 40 años en el sector, y que desde el año 2005 yo personalmente me desempeño como director general”, nos comenta Mauro. “Contamos con un equipo de trabajo especializado, operamos todos los ramos y tenemos un sector pura y exclusivamente dedicado a lo que es seguro automotor. Trabajamos con compañías líderes del mercado y de primer nivel como tales Zurich Argentina, Mapfre, Chubb, Allianz, Sura, entre las más destacables”.

A mí, como Director de Motorweb, me fascinan los autos y obviamente he pasado por muchos vehículos propios, algunos 0km, otros importados premium con algunas décadas encima y hasta autos clásicos, a veces difíciles de asegurar hoy en día. Inicialmente parece fácil la contratación del seguro, hacerlo en la web, o por teléfono. Pero hay pasos previos que no se pueden obviar y ahí es donde entra “El que sabe del tema”.

Frente a nuestras inquietudes,nos encontramos con el titular de la firma que nos amplía la información: “Parece fácil la contratación de un seguro, ya sea a través de la web de forma directa, por una aplicación desde el celular, en una tienda de electrodomésticos, en nuestro banco o hasta en un supermercado, y no es tan así, en esos casos el “asesoramiento” corre por cuenta de un simple vendedor, de un telefonista o de alguien que está de paso en el rubro, todo eso al momento de tener un siniestro puede llegar a tener consecuencias importantes que afectan severamente el patrimonio del contratante, por eso lo más importante es contar con un asesor de seguros que nos explique lo que estamos contratando y que mientras dura el contrato tener una atención especializada, personalizada y permanente, esto aplica para seguros nuevos, renovaciones o llegado el caso ante un eventual siniestro.” Recalca Botindari.

Es precisamente en el asesoramiento inicial donde es fundamental contar con el apoyo y el conocimiento del productor de seguros. Poder conocer bien de antemano los alcances de una cobertura y comprender la llamada “letra chica” en detalle, es uno de los trucos para elegir un seguro acorde y no encontrarnos con sorpresas desagradables cuando tenemos  un siniestro. 

“El momento de contratar es cuando se establecen las condiciones, inclusiones y exclusiones, el cliente tiene que saber lo que está cubriendo y lo que no, tiene que entenderlo y tener claro que lo que le ofrecen es lo que realmente necesita. En casos como los que te comenté, muchas veces se da que el cliente contrató lo que el vendedor necesitaba vender y no lo que el cliente necesitaba asegurar, lamentablemente de esto el asegurado se entera al momento de tener un siniestro.”, nos cuenta Mauro.

Frente a la pregunta sobre los diferentes tipos de Coberturas, prosigue explicándonos con una paciencia digna de maestro de grado: “la gente tiene la creencia que todos los seguros de terceros completo son iguales, que los seguros contra todo riesgo son iguales, que todo es lo mismo y que una póliza solo sale más cara y la otra más barata, sin tener en cuenta en muchos casos las exclusiones, los alcances y las limitaciones de la póliza, como por ejemplo en el caso del llamado Scoring”.

El Scoring es un sistema que busca suscribir el riesgo teniendo en cuenta diversos factores como ser edad, zona de residencia, uso del vehículo, guarda en garaje, quien es el conductor principal, kilómetros al año, etc. Esta técnica se utiliza para obtener el mejor costo posible, busca reducir el riesgo y la cobertura según la declaración que haga el asegurado al momento de contratar la póliza; es un sistema que hay que tener mucho cuidado ya que, en caso de siniestro la compañía de seguros tendrá en cuenta lo declarado a la hora de aceptar o rechazar el siniestro, en esos casos la pregunta es, que pasa si se declara que guarda en garaje y al momento del robo no fue así, que pasa si el vehículo por situaciones ajenas al conductor principal lo tiene que conducir otra persona ? Son todas variables que llegado el caso puede ser motivo de rechazo del siniestro. Otra cosa distinta es la segmentación, lo cual también se utiliza para obtener un costo a medida del asegurado pero solo se pide edad, sexo y zona de riesgo del tomador del seguro.

Frente a todas estas definiciones, se nos ocurre entonces preguntar por lo más evidente: ¿cuál es la cobertura más adecuada para evitarnos futuros problemas?  Para Botindari hoy es necesario contar con un seguro contra todo riesgo, los siniestros están a la orden del día y los valores que se manejan en las reparaciones son muy elevados, resultando más conveniente y casi obligatorio tener un seguro contra todo riesgo con franquicia (una buena opción es tener una franquicia alta para que luego la cuota no nos sea tan elevada, nos comenta). Se entiende por franquicia a la participación económica del asegurado ante un eventual siniestro, por ejemplo, si la suma asegurada es de $ 500.000 y la póliza tiene una franquicia del 4% de la suma asegurada, el asegurado tendrá que participar del siniestro con la suma de $ 20.000, quedando el excedente del arreglo a cargo de la compañía; llegado el caso que la reparación supere el 80% del valor asegurado se tomará como destrucción total y la aseguradora deberá indemnizar el valor total de la suma asegurada.

A modo de ejemplo, hoy una óptica original de un vehículo importado puede llegar a costar $ 80.000, un paragolpes $ 50.000, una parrilla frontal $ 40.000, y por eso es necesario contar con una cobertura completa en una compañía de seguros de primer nivel.

Conocí a Mauro hace muchos años atrás. Cuando nadie me quería asegurar por lo que valía realmente un importado impoluto del año 2001, el supo explicarme cual seguro elegir y el por qué del rechazo de muchas aseguradoras frente a aun auto premium ya con varias décadas encima. Por suerte nunca me pasó nada con ese auto, pero ya el hecho de saber que estaba cubierto por el verdadero valor del auto y no por un seguro genérico, de bajo valor y sin respuestas en el caso de pedir explicaciones, me hizo sentir diez veces más cómodo y tranquilo.

Si lo quieren ubicar a Mauro, está presente en su página web y estas son las vías de contacto:

www.segurosbotindari.com

info@segurosbotindari.com

Instagram : segurosbotindari

Directo : (+5411) 3108 3209

Christian Kleinberg

Christian Kleinberg

Periodista y Arquitecto, escribo en Motorweb Argentina desde el 2009, año en que cree este sitio. Me fascinan los autos y todas sus derivaciones con 2, 4 o 6 ruedas. Soy de Buenos Aires, pero tambien viví en otros lugares del planeta. Entusiasta de los viajes, de los autitos en escala, de los clásicos y del buen diseño.

Añadir Comentario

Presione aqui para dejar un comentario