Prueba: Peugeot 208 HDi Allure Plus

Nos subimos a la variante turbodiesel del subcompacto de Peugeot, que llega importado desde Europa con una motorización única en su segmento y grandes cualidades. Mirá tambien el video por RDZphotgraphy y la galería de fotos exclusivas por Martín Lübel.

 

El Peugeot 208 ya no es una novedad en nuestras calles. Tiene una gama amplia de modelos, que incluso ya tuvieron su restyling de media vida. Hay variantes brasileñas de 5 puertas y una deportiva GTI de 3 puertas que viene desde Francia.  Ahora, se sumó hace algunos meses otra versión importada extra-zona, que incorpora el brillante motor diésel HDi de 92 caballos. 

Así que a nivel general dle auto poco podemos agregar de todo lo que ya expresamos en su momento. El “chiste” acá está en dos rubros: obviamente el primero es el motor gasolero, y el segundo, el aspecto de seguridad. Las diferencias estéticas externas de este 5 puertas Diesel son mínimas y casi qeu requieren que uno sea muy detallista para individualizarlos.

Así, encontraremos opticas delanteras de diseño sutilmente diferente en su interior, el paragolpes delanteros presenta decoraciones en la parte baja cerca del faro antiniebla, y en la cola del auto, tambien veremos que el patrón o el modo en el que encienden los faros traseros, son distintos a como lo hacen sus primos hechos en Brasil. En el lateral, sólo advertimos la carcasa del retrovisor que viene cromada de fábrica, y la altura general de las suspensiones, entre 1 y 2 centímetros mas bajo que el 208 mercosur. Fin de las diferencias.

Puertas adentro, tambien todo luce muy familiar. Solo notaremos que el cuadro de instrumentos ofrece relojes analógicos (con aguja), para los medidores de combustible y de temperatura del motor, que el display central del mismo cluster tiene otra calidad de pantallita digital, los plasticos se sienten un poco mejores al tacto, que el inserto principal de la plancha es de un plástico termoformado en vez del rígido del brasileño.

A la vista, algunos encastres entre piezas parecen de mejor resolución. Tapizados sutilmente distintos, mismo volante, casi mismo equipamiento, mas cercano al del un Feline regional. Casi todo es similar al modelo autóctono, aunque con pequeñeces que no vale la pena ponerse a citar.

Lo que mueve a este 208 es lo importante aquí. Trae el ya conocido motor “DV6D” 1.6 HDi, un turbo diesel de 4 cilindros, con common rail, 92 cv de potencia máxima a las 4.000 rpm y nada menos que 230 Nm de torque a las 1.750 rpm. Se trata de un motor que le queda de maravillas al pequeño 208 y le da muy interesantes prestaciones. La caja es una manual de 5 relaciones, que opaca un tanto el desempeño del motor.

Sus largas relaciones prefieren hacernos gastar (aun) menos combustible, y eso se paga con recuperaciones mas largas de lo deseable. No obstante, en el manejo cotidiano, y en ruta, el rendimiento del HDi es notable y hasta entretenido. El gran torque le da los bríos que no tiene ni de casualidad los 208 brasileños con motor aspirado, y encima, con un consumo miserable. 

Además del motor, otro de los aspectos que mas me gustaron de esta versión es su nivel de seguridad activa y pasiva que lo separan de los 208 producidos en sudamérica. Este auto está pensado y hecho para gente de primera. Acá se cuida sus ocupantes, y se dota al modelo de Control de Tracción y Estabilidad ESP -cuyo botón  de desconexión aparece a la izquierda del volante, en la parte baja de la plancha-, además de barras anti-intrusión en las puertas delanteras, y frenos a disco tambíen en las ruedas traseras, algo que los usuarios del viejo 206 sabrán apreciar.

Estos solos tres elementos elevan la vara del 208 HDi en el rubro seguridad y lo colocan en nuestro podio de autos recomendables. No tanto por el precio, si no porque junto al 208 GTI (3 puertas francés) y al 208 GT (5 puertas, brasileño), son los únicos que equiparan este nivel de seguridad, que, al menos en mi opinión, hoy por hoy es innegable a cualquier humano que se compre un 0km. Acá, en París y en Tokio. La vida humana vale y no hay caben mas excusas mercantiles para no dotar a un auto nuevo de ESP. 

El apartado precio es un tema álgido. Mucho con más con las últimas devaluaciones que sufrió el peso argentino. El precio se disparó (de hecho cambió mucho entre que filmé el video y publicamos esta nota), y queda un tanto descolocado si lo medimos con otros autos del segmento B. Pero claro, solo el Peugeot 208 tiene una variante gasolera, así que si sos fana de este combustible, te importa la seguridad tuya y la de tus transportados, seguramente en este modelo vas a poder encontrar una perlita interesante. 

Qué nos encantó del Peugeot 208 HDi:

  • Única opción de motor diesel en su segmento
  • Rendimiento del motor
  • Bajo consumo, gran autonomia
  • Calidad general
  • Equipamiento de seguridad
  • Equipamiento de confort

Qué no le perdonamos al Peugeot 208 HDi:

  • Precio elevado
  • Relaciones de cajas muy largas
  • Rueda de auxilio temporal 

 

Christian Kleinberg

Christian Kleinberg

Periodista y Arquitecto, escribo en Motorweb Argentina desde el 2009, año en que cree este sitio. Me fascinan los autos y todas sus derivaciones con 2, 4 o 6 ruedas. Soy de Buenos Aires, pero tambien viví en otros lugares del planeta. Entusiasta de los viajes, de los autitos en escala, de los clásicos y del buen diseño.

Añadir Comentario

Presione aqui para dejar un comentario