Contacto: Primeras impresiones al volante del Fiat Cronos

DESDE CÓRDOBA - Luego del lanzamiento industrial y la revelación de la gama de producto y precios, nos subimos al Cronos 1.3 Drive y a un Cronos 1.8 Precision automático para hacer un breve recorrido por las rutas cordobesas. Cincuenta kilometros al volante de cada versión, nos dejaron estas primeras sensaciones.
El Cronos 1.3 Drive con el opcional “Pack Conectividad” que suma llantas de aleación de 15″ entre otros.

Sin dudas Fiat ha hecho un gran trabajo de diseño con la dupla Argo y Cronos. Y sobretodo con el Cronos, ya que sobran ejemplos en la región de tricuerpos derivados de hatchs que no fueron un precisamente un decálogo de buenas formas, armoniosas y logradas. Con el Cronos, Fiat se acerca -al menos a nuestro parecer estético- a lo mas logrado de su categoría, con una silueta balanceada, con el buen equilibrio entre suavidad de lineas y cierto toque de deportividad. Podríamos decir que quedó canchero, fresco. Y seguramente la apreciación del buen diseño se verifique con buenos volúmenes de ventas.

Por el lado del contacto que realizamos brevemente en la provincia de Córdoba, primeros manejamos el Cronos con motor 1.3 en versión Drive, con motor de 99cv y caja manual de 5 relaciones, y luego un 1.8-16v Precisión AT6 de 130cv. Ya con la primera unidad que manejamos pudimos apreciar el buen ensamblado del modelo. Cierto, todo auto nuevo se siente solido, pero en el caso del Cronos, nos dejó una impresión superior al promedio del segmento Mercosur. Se nota el esfuerzo de la marca -al igual que con el Argo brasileño- en querer ofrecer un producto de mayor calidad y las intenciones de Fiat de querer ser revalorizada y cambiar el paradigma regional de que solo hacen autos baratos. El Fiat Cronos se percibe, tanto detenido, como manejándolo, como un tricuerpo cómodo, aplomado y bien seteado para nuestras redes viales. 

El interior se presenta prácticamente idéntico al del Argo lanzado en Octubre pasado. Lineas muy actuales, pantalla táctil de 7″ elevada a modo “flotante” bien a la moda, comandos bien distribuidos y ergonomía correcta en lineas generales. Buena posición de manejo, aunque, como todo auto Mercosur, parece que solo el conductor tiene derecho a la regulación en altura de la butaca. Es un mal regional el no instalar regulación en altura para el pasajero delantero. Si hay alguien de más de 1.95m en el auto, que maneje si o si!

Un aspecto que no nos gustó del interior del Cronos es el aspecto brilloso -más de la media- de toda la parte superior plancha y de las contrapuertas. Algo que no solo molesta al reflejar más el sol, en vez de tamizarlo como algo opaco haría, si no que además deja un aspecto de plástico más barato que uno satinado o directamente opaco. En el Cronos son todos plasticos de tipo rígido, y en general, se muestran muy bien armados y no percibimos ningún crujido. No esperábamos nada inyectado (el blandito, digamos), pero tampoco este nivel de brillo.

Los plasticos rígidos y brillantes del interior no ayudan a la percepción de calidad.

Las plazas traseras son cómodas y ofrecen buen espacio para las piernas de los tres pasajeros, que dicho sea de paso cuentan con apoyacabezas y un cinturón inercial de 3 puntos para cada uno, todo un avance para este segmento Mercosur, que va madurando y poniéndose a tiro con el resto del mundo civilizado. Un punto a resaltar es el ancho interno a la altura de los codos de la pasajeros, que a simple vista parece generoso y hasta un poquito mejor que en el Argo. Habrá que medirlo cuando nos llegue el turno de probarlo a fondo.

El baúl amplio es otro de los atributos de todo sedán tricuerpo y el baúl del Cronos es bastante grande con sus 525 litros. Bien presentado, bajo el piso esconde el auxilio, que lamentablemente no es homogéneo. Tiene llanta de chapa, con neumatico mas pequeño, que tiene la calco de “uso temporal”. Lo raro es que indica poder usarse hasta los 120 km/h y no los clásicos 80. Las bisagras son voluminosas e intrusivas así, que ojo con el equipaje que coloquen en el recorrido de las mismas!

Pasando al desempeño dinámico, si bien las pruebas fueron relativamente cortas y por autopistas parejas y en buen estado, nos dejó la impresión de ser un auto netamente orientado al confort, aunque con una correcto balance en curvas. Por supuesto que las llantas de 15″ del Cronos Drive fueron mucho mas mullidas que las de 17″ que calza el 1.8 Precision con pack. El tren delantero, con esquema McPherson y direccion de tipo eléctrica, responde bien y la percepción al volante es agradable, de buena repuesta para este sedán familiar. La suspensión trasera tiene eje rígido, que la marca denomina “semi-independiente”. Su comportamiento es el esperable en tramos rectos y curvones amplios, pero profundizaremos cuando podamos recorrer más kilómetros. 

La caja de cambios tiene relaciones bastante cortas, para intentar sacar las mejores reacciones del Cronos 1.3. La primera es particularmente cortita, mientras que la quinta es larga para beneficiar el consumo. Claramente es un auto de ciudad, y la falta de una caja de sexta y otras relaciones entre marchas medias, no favorece el uso en rutas. Es bastante lento en alta para reaccionar, ni hablar de las retomadas, por ejemplo para subir de 80 a120 km/h. Algo que no perdonamos es que un auto nuevo en 2018 gire a la maxima velocidad legal (130 km/h), en quinta marcha a 4.000 rpm. Es un régimen demasiado alto que claramente no beneficia ni el consumo ni el confort.

Otro aspecto que no nos gustó -ya diría que conceptualmente en relación a la política de la marca- es el no haber dotado a las versiones Drive, las más accesibles  y seguramente las que más vendan, del sistema de Control de Estabilidad ESP, que queda reservado para las motorizaciones 1.8 EtorQ, que arrancan en 357.000 Pesos. Las dos variantes de 1.3 litros (entre $312.300 y $338.300), entre la falta de respuesta del motor para viajes en ruta/autopistas y que no ofrezcan ESP, nos dejan sensación a versiones “evitables”. Estamos en 2018 y un auto completamente nuevo ya no puede no llevar ESP de serie. Todos deberíamos tener el mismo derecho a salvarnos frente a una eventualidad, y el Control de Estabilidad ESP puede salvar vidas, sin dudas. No por nada es obligatorio desde hace años en los países mas civilizados del planeta.

En cambio el Fiat Cronos 1.8, con 31cv mas de potencia, 16 válvulas en vez de 8, el mencionado ESP y los casi 55 Nm de torque a favor, hacen que la recomendación recaiga sobre las versiones con este motorización y configuración. El auto anda mucho más ágil y se lo siente más a gusto en las recuperaciones en ruta. Incluso pese a que mucha gente aun identifica a la elección de una caja automática con el uso urbano, en el caso del Cronos, la caja AT suma una relación más. Ya con 6 marchas, en ruta se nota una serenidad de giro del motor, que baja a solas 2.800 rpm cuando viajamos a 130 km/h. Incluso el consumo baja, aunque no nos arriesgamos a hablar de cifras porque lo manejamos realmente muy poco. 

En conclusión, las primeras impresiones del Fiat Cronos son muy buenas en general en términos de diseño, aspecto y presentación, tanto exterior como interior. El habitáculo es amplio y cómodo, aparenta un muy buen ensamblaje, con calidad superadora para la marca. La motorización 1.3 deja sabor a poco, parecería mas bien apta para el uso urbano, aunque la falta de ESP en estas versiones nos dejen pocas ganas de recomendarlo. En cambio, las motorizaciones 1.8 16v ya se perfilan mas interesantes, junto a una mejor elasticidad del motor, más respuesta, y un nivel de seguridad más elevado gracias al ESP de serie y a los airbags laterales, que solo aparecen de  la variante Precision Pack Premium para arriba.

 

 

Christian Kleinberg

Periodista y Arquitecto, escribo en Motorweb Argentina desde el 2009, año en que cree este sitio. Me fascinan los autos y todas sus derivaciones con 2, 4 o 6 ruedas. Soy de Buenos Aires, pero tambien viví en otros lugares del planeta. Entusiasta de los viajes, de los autitos en escala, de los clásicos y del buen diseño.

Añadir Comentario

Presione aqui para dejar un comentario