Probamos el Honda Fit 1.5 EXL (AT)

Honda ya vende en Argentina la tercera generación del querido Honda Fit. El pequeño monovolumen del segmento B, estuvo en nuestras manos durante una semana y transitamos, calles, avenidas y rutas para saber cuáles son los puntos a favor y cuales quedan en deuda de esta nueva edición del Fit. Con fotos exclusivas por Martín Lübel.

Su llegada a nuestro mercado se demoró un poco mas de lo deseado, pero finalmente ya está aquí. Uno de los modelos mas apreciados de Honda en nuestro país, se ofrece con una sola variante, únicamente con caja automática. Importado de México, presenta una carrocería completamente nueva, más amplia que su antecesor, y con líneas mas angulosas. Pero su perfil resta inequívoco y se lo sigue reconociendo como un Fit.

Su vista delantera es inconfundiblemente Honda, siendo la posterior la mas diferente a lo que teníamos en vista como un Honda Fit. Esta vez, Honda Argentina se jugó a mas colores y la posibilidad de elegirlo en Azul metalizado – como el de nuestra prueba- o  en rojo pastel, que le “suman onda” a un auto eminentemente urbano. Las llantas de aleación, en terminación combinada acero pulido/pintura negra brillante, en tamaño de 16 pulgadas, le confieren una agradable presencia.

Puertas adentro, el nuevo Honda Fit toma líneas de diseño que ya hemos visto en Civic y HR-V. Algo que sobresale sin dudas del habitáculo del Honda Fit, es su calidad de construcción y algunos materiales, que están por sobre la media de su segmento. Si bien los plásticos son en su gran mayoría rígidos (encontramos inyectado solo una pequeña pieza delante del pasajero delantero), su ejecución y encastres son muy buenos. Párrafo aparte para las tapicerías de cuero sintético, que superan ampliamente a la calidad promedio, incluso autos Mercosur de un segmento superior.  

En el interior el nuevo Honda Fit muestra la practicidad que siempre lo caracterizó en todas sus generaciones, con el foco puesto en la habitabilidad y en la modularidad. La calidad no solo se percibe en los plásticos de adentro y sus encastres o alineaciones de piezas, si no además, en todos los movimientos que se pueden hacer con los asientos del auto. Particularmente las plazas traseras, con su ya tradicional banqueta trasera elevable y volcable, además de reclinables, muestra unos sistemas de accionamiento y enganches de muy buen nivel. Honda llama a este sistema “ULT” (Utility – Long -Tall).

La posición de manejo es acertada, con variadas regulaciones de butaca y columna de dirección. La visibilidad perimetral que tiene el conductor es satisfactoria. El tablero es completo, de rápida lectura, pero bien podría tener una computadora de abordo más completa e intuitiva (y que no deja de hacernos recordar a los del los Citroen C3 y C4L!). Lo mismo sucede con el sistema de info-entretenimiento que lisa y llanamente, es obsoleto.

Con una pequeña pantalla táctil de 5 pulgadas (chica para los canones de hoy día), pero que además tiene una interfase que no lo favorece y su versatilidad de uso es casi nula. Digamos que si no fuera por la cámara de reversa, que tenga esta batalla o una radio convencional con mp3 y bluetooth sería casi lo mismo.

Una lástima que se hay elegido configurar al Honda Fit así para Argentina, cuando se pondera cada día mas la integración del auto con los celulares, las aplicaciones integradas o espejadas con el teléfono, la navegación y las comunicaciones móviles. Por esto podríamos suponer que el target del Honda Fit (única versión en Argentina), es para gente mayor que no le da demasiada  importancia a un sistema de info-entretenimiento en el auto, o como ya veremos, en el apartado seguridad.

También para reclamarle a Honda algunas mezquindades no aceptables en un auto tan caro y en 2017: solo el levantacristales del conductor es del tipo “one touch” que sube y baja entero con un solo click, no tiene las teclas levantacristales iluminadas en las puertas de los pasajeros y tampoco ofrece cierre automático en rodaje. 

Por el resto el interior es realmente muy cómodo y bien hecho. Las plazas traseras, amplias y con buen espacio para las piernas, repiten el sistema flexible de configuración de la banqueta trasera, que puede no solo rebatirse para ampliar la capacidad del baúl, si no también elevarse el cojín trasero para dejarlo parado y tener, desde el piso del auto hasta el techo, un espacio vertical de casi 1.30 metros de altura. Un sistema astuto que se encuentra en pocos autos y que puede ser muy útil, sin necesidad de grandes ingenierías. Posiblemente este sistema sea uno -entre otros- de los causantes que el tanque de nafta sea tan pequeño, con solo 40 litros de capacidad.

Las plazas traseras son cómodas, se agradece el piso central prácticamente plano, y afortunadamente la gente de Honda dotó al Fit de tres juegos de apoyacabezas traseros con sendos cinturones inerciales de 3 puntos, uno para cada pasajero. Bien. 

El baúl es amplio y la boca de carga bastante baja, lo que facilita la carga de objetos pesados o voluminosos.  Llama la atención que si comparamos la capacidad del mismo, se redujo frente al Fit de anterior generación, pasando de 426 a 363 litros. Debajo del piso, encontramos el auxilio, con pequeña rueda temporal. Honda Argentina comercializa una gran variedad de accesorios para el FIT y nuestra unidad tenía en el baúl el protector plástico del piso, con bordes elevados antiderrame, y una red para sujetar objetos más pequeños.

A la hora de la mecánica, la “novedad” del Honda Fit 2017 es que trae el motor 1,5 litros con ya 132cv de potencia máxima. Son unos 12 caballos más de lo traía el modelo anterior. Es un 4 cilindros, naftero, con 4 válvulas por cilindro y tecnología i-VTEC, que incluye inyección directa y distribución variable. La potencia maxima está a las 6.600 rpm y el torque máximo es 155 Nm a 4.600 rpm. 

Ademas la caja automática (única opción, no hay manual), vuelve a ser del tipo CVT (Continuamente variable), ponderando la economía y suavidad de uso. Con levas al volante que permiten una manejo equivalente al manual, cuenta demás con modo Sport que estira el límite de vueltas del motor al que se realizan los pasajes de cambio. Es una manera diferente de repartir las 7 relaciones, puesto que en realidad la caja del tipo CVT no tiene marchas predefinidas realmente, si no que los emula, generando un falso pero agradable escalonamiento.

Esta mecánica, mejorada respecto al Fit anterior, rinde muy bien. La nueva caja lo hace extremadamente ágil y suave a la vez en la ciudad. Tan buena es la puesta apunto, que estamos frente a un auto del segmento B que puede acelerar de 0 a 100 en 9,7 segundos, pero a la vez, mantener un consumo en ciudad de unos 8.6 litros cada 100 Km recorridos. Son muy buenas marcas para un vehículo de este segmento y sin motor turbo! Sin dudas, el bajo peso del auto, las buenas relaciones de marcha y los 132cv hacen los suyo en combinación.

El andar es algo áspero, con sus llantas de 16 pulgadas y neumáticos 185-65. Si el asfalto es nuevo, su andar es casi como imperceptible, rodando con mucha tranquilidad hasta los 130 km/h. Mas arriba se eso se torna rumoroso, especialmente en fases de aceleración en modo Sport. Claramente, no es para eso! Por el resto, su uso cotidiano es fácil, con una dirección que ahora tiene asistencia eléctrica (no le roba potencia al motor y por ende colabora al ahorro de combustible).

En el rubro seguridad es donde el nuevo Honda Fit se pone difícil. Es raro que un auto de esta calidad y este precio, ofrezca el esquema mínimo pedido por la ley. Solo dos airbags frontal y frenos con ABS (discos solo delanteros), los ganchos ISOfix en plazas traseras y las luces de marcha diurna. Como extra, podemos agradecer que tiene cinturon de seguridad de 3 puntos inercial más el apoyacabezas regulable para el pasajero central trasero, items que no abundan en productos del segmento. Pero sinceramente es incomprensible como no ofrezca ni control de traccion y estabilidad (“VSA” en la jerga Honda, “ESP” para todos los demás), ni mas bolsas de aire (2 o 4 airbags más serían esperables), así como faros antiniebla delanteros y traseros.

Con un precio de lista a Agosto de 217 de 410.000 Pesos en su única versión EXL AT, el Honda Fit se presenta como un auto de muy buena hechura, gran desempeño, bajo consumo, fácil de convivir, gran valor de marca, pero establece la pregunta salvaje. “Lo vale o no lo vale?”. Sin dudas podríamos dejar de lado el sistema de info-entretenimeinto, algunos amenities de confort y ponderar su fabricación, ensamblado y grupo mecánico. Pero, podemos dejar de lado e ignorar la seguridad activa y pasiva, solo porque “es buen auto”? Solo el consumidor tiene esta solución.

Qué nos encantó del Honda Fit 1.5 EXL  (AT):

  • Calidad de construcción
  • Modularidad del habitáculo
  • Suavidad de marcha
  • Bajo Consumo
  • Agilidad en tránsito urbano
  • Rendimiento del motor

Qué no le perdonamos al Honda Fit 1.5 EXL (AT):

  • Solo disponible en una versión
  • Nivel de seguridad activa/pasiva insuficiente
  • Sistema de info-entretenimiento anticuado e incompleto
  • Rumorosidad del motor bajo aceleraciones fuertes
  • Rueda de auxilio temporal
  • Precio elevado

Añadir Comentario

Presione aqui para dejar un comentario