Probamos el Honda Civic EXT 1.5 Turbo (CVT)

El nuevo Honda Civic llegó a la Argentina hace unos meses y luego de su presentación y unas primeras impresiones de manejo en la pista del Owner’s Club, llegó el momento de pasar toda una semana y sumar casi mil kilómetros de uso con la variante más equipada de la gama, con motor 1.5 Turbo y caja CVT. Nuestras impresiones y las mejores fotos de la prueba, en este informe. Fotos Exclusivas por Martín Lübel.

Esta es la décima generación del Civic. Y como sucedió cuando salió la octava allá por el 2006, su diseño es rupturista y extremadamente original. Además de su aspecto, el Civic en esta variante tope de gama, rompe el paradigma de la tradición de los Honda aspirados, adoptando por primera vez en la región una motorización con turbo, algo impensado por los acérrimos defensores de la marca hasta hace algunos años, cuando comenzaron  a ofrecerse en Europa.Por supuesto que siguen en el catalogo también los motores aspirados, con el 2.0 litros de 154cv , pero se reservan para los tres primeros niveles de equipamiento del nuevo Civic. En esta generación, y al menos por ahora, no se ofrecen en Argentina variantes con caja manual, siendo todas del tipo CVT.Llegó para competir con otros tricuerpos del segmento C, como el recientemente restilizado Toyota Corolla, el clásico Volkswagen Vento, los afrancesados Peugeot 408 y Citroen C4 Lounge, junto al Renault Fluence, el Ford Focus III sedán, el Chevrolet Cruze, el Nissan Sentra, o el Hyundai Elantra, solo para nombrar a los más conocidos disponibles en Argentina.Sus líneas ciertamente no pasan inadvertidas. Su silueta llena de aristas y planos complejos lo muestran crecido en tamaño, con 15 centímetros más en el largo total (llega a 4,63m), y una distancia entre ejes de 2,70 metros, que permanece sin variar respecto al modelo anterior. El aspecto agresivo de la trompa, que juega con el ángulo de la parrilla sutilmente inclinado al revés de la inclinación de la trompa, se remata también con una cola muy original, en formato “fastback”, es decir, como si tuviera un portón trasero.Es solo una impresión, ya que el baúl tiene una tapa convencional, dejando a la inclinadísima luneta posterior fija, como en todo sedán tricuerpo. El frente ostenta una esculpida parrilla cromada (negra en la versión de entrada de gama) que se extiende incluso por encima de las ópticas, dándole una fuerte impronta a la trompa, agresiva y original.El lateral está muy marcado por “ondas” generadas por sobre ambos pasarruedas delantero y trasero, el ya mencionado techo tan lanzado hacia atrás, y lo prominente de la trompa. En la cola, los faros traseros en forma de boomerangs acostados “enmarcan” la vista posterior sumando también mucho carácter y personalidad. Todo el trabajo de nervaduras, planos y la relación entre las líneas que se forman desde la luneta es más que interesante.

Es un auto al que hay que acostumbrarse estéticamente. Es bastante “modernito” para lo que estamos acostumbrados por estas Pampas, pero sin dudas en cuestión de costumbre. Lo mismo pasó hace dos generación de Civic, y hoy ese Civic (2005-2011), nos resulta “normal”. A nosotros nos parece genial que irrumpan en el mercado nuevos modelos que se vean diferentes, en un mar de sedan actuales donde todos tienden a ser muy similares.Adentro también es completamente nuevo. Adiós a las asimetrías en las salidas de ventilaciones y a la instrumentación en doble plano, ahora es momento de volver a un partido más tradicional, con instrumental frente al conductor, consola central apenas orientada hacia el conductor y un túnel central bastante elevado. Esto último es quizás lo más “loco” del interior del nuevo Civic. El resto está dentro de los formatos de moda en distribución de sus elementos, claros y simples. Predominan las líneas horizontales y cierta complejidad en el relieve de la plancha, aporta cierto aspecto de auto de mayor porte.Sin olvidar que se trata de un auto de marca generalista, el interior se muestra realmente de buena calidad, algo que es usual en los Honda, incluso los fabricados en el Mercosur. Su hechura es superior al promedio del segmento regional y es un auto que da mucho gusta al tacto general. La percepción de calidad fue trabajada por la marca japonesa y este Civic “Made in Brazil”, podría perfectamente ser confundido con otros Civic fabricados en países de primera línea. Bien por Honda!Por supuesto que no es un auto Premium, pero al estar tan a tono con la calidad del segmento a nivel global, se separa de autos nacionales que por ahí “son iguales” a su par europeo, pero más en aspecto que en calidad general de fabricación. En el nuevo Civic encontraremos cuidadas terminaciones, plásticos blandos agradables al tacto, buen tapizado (en eco-cuero), y esa agradable sensación de calidad que  nos devuelven teclas, botones y perillas al accionarlas. El espacio interior es otro aspecto a remarcar del modelo. Es más amplio que el Civic anterior mas allá de que las plazas delanteras son  muy cómodas, se destacan las traseras por el generoso espacio para las piernas de los pasajeros posteriores. Si bien el largo entre ejes no creció, se lo nota mas “aireado” al habitáculo. Solo los muy altos tendrán algún roce contra el techo del auto, no solo por la caída del mismo, si no también por techo corredizo que se come algunos centímetros para su corrimiento interno. Una pena que no cuente con el piso trasero plano, ya que el pasajero central verá un poco mas limitada la ubicación de sus piernas alrededor del falso túnel.La posición de manejo es impecable. Pero por la plata que piden por esta versión tope de gama, bien podría ofrecer asiento del conductor con regulación eléctrica y ambas butacas delanteras calefaccionadas. Volante de excelente grip, diámetro y posición, de lo mejor del segmento, regulable en altura y profundidad. Todos los comandos quedan a mano, razonablemente ubicados y a la vista.A la buena visibilidad que tiene para todos lados el nuevo Civic, en esta variante tope de gama hay un sistema que Honda bautizó “LANE WATCH”, que consta de una cámara de alta resolución montada bajo el retrovisor derecho, y que cuando ponemos la luz de giro para la derecha, nos mostrará en la pantalla central una vista de esos ¾ tarseros. También se puede seleccionar en todo momento con un botín en la punta de la palanquita para accionar el guiño.Es algo así como una versión súper avanzada del detector de ángulo ciego que en otros competidores apenas se resuelve con una lucesita naranja metida en el espejo retrovisor. Hay una segunda cámara, montada en el portapatentes trasero, que sirve para la marcha atrás, y que nos permite elegir entre una imagen general y otra con más angular.

Dinámicamente este nuevo Civic 1.5 Turbo nos sorprendió gratamente. Por un lado, su motor, de impecable funcionamiento, junto son sus suspensiones con una puesta a punto envidiable, harán las delicias tanto del conductor promedio que quiere andar cómodo, como del conductor más exigente que le pide siempre un poquito más a la conducción.

Lo único que opaca el conjunto mecánico es la caja automática CVT, que se algún modo desperdicia el potencial del conjunto motor/chasis, tornándolo un tanto aburrido. Si bien esta caja tiene seteos diferentes a la CVT que equipa a los Civic aspirados, no logra hacer brillar al motor Turbo. Una lastima realmente. Nos quedamos con las ganas de saber cómo rendiría esta brillante motorización con una caja manual de 6 marchas…

El motor 1.5 Turbo es un 4 cilindros naftero de 16 válvulas, completamente de aluminio, que eroga 177 cv de potencia máxima a las 5.500 rpm. El torque máximo, es de 220 Nm, disponibles ya desde las 1.700 rpm y constantes hasta las 5.000 rpm gracias al turbo. Es un motor de consumo realmente frugal y hará las delicias de los viajeros por su docilidad y rendimiento.
Llevado con dulzura, se conforma con menos de 9 litros cada 100 Km. En ciudad, también consume poco, con registros de unos 10 Litros cada 100Km. Pese a este motor moderno y de buen consumo, la caja automática CVT (variablemente continua) no termina de hermanarse con el motor. La elasticidad característica de un motor turbo-nafta no se ve secundada por la caja, que busca siempre el rango de mejor torque del motor para funcionar, perdiendo de algún modo la gracia de esta motorización.

Para el usuario promedio, la combinación redundará en un bajo consumo en todo uso (el beneficio del turbo y la baja cilindrada). En cambio para quien se divierta más con el manejo “deportivo” (dentro de lo que un auto familiar puede permitir), encontrará que pese al modo manual, las levas al volante y demás artilugios de la caja, de algún modo no se termina de exprimir lo mejor de la planta motriz y el chasis. 

Las suspensiones del Civic, independientes en las cuatro ruedas con ejes traseros multi-link, funcionan de maravillas y son responsables para que el andar global del auto en toda situación sea agradable y llevadero. Y la dirección, eléctrica del tipo progresiva, se hace bien liviana en bajas velocidades y se endurece en grado justo cuando subimos la velocidad.

Todo esto, sumado a los buenos frenos a disco en las cuatro ruedas, hacen del tren rodante del Nuevo Civic de un conjunto sobresaliente para su segmento regional. Las cubiertas son en medida 215/50, montadas en llantas de 17 pulgadas en toda la gama Civic. Lamentablemente la marca decidió dotar al auto de una ruedita de auxilio temporal, lo cual puede ser un estorbo si pinchamos durante un largo viaje y no encontramos una gomería cercana. Ni mencionar que las cubiertas en medida 215/50 no son el “talle” precisamente mas común en nuestro país. Un tema a revisar.

El tamaño del baúl es otro de los grandes cambios en esta generacion de Civic. Pasó de los anteriores 376 litros a generosos 525 litros ahora, extensibles más aún con el volcamiento asimétrico de los respaldos, operacion simple y cómoda que haremos desde la misma boca del baúl mediante unas palanquitas al borde inferior de la luneta.

Por el lado del equipamiento, el nuevo Civic EX-T presenta algunos altibajos. Su oferta de confort y seguridad es muy buena, pero como dijimos llama la atención por el precio, que no tenga butacas delanteras de regulación eléctrica y calefaccionadas, que no tenga faro antiniebla trasero (qué manía brasileña la de “olvidar” el antiniebla trasero!), que no traiga un séptimo airbag para las rodillas del conductor o que solo esta versión tope de gama tenga manijita de apertura externa de la tapa del baúl, mientras que las otras con motor 2.0 no traen.
Pero mas allá de estos “descuidos” de configuración regional, el nivel de lo ofrecido es mas que satisfactorio, con algunos extra interesantes como todas las luces exteriores en LED, sean altas, bajas, posición, traseras, antinieblas,  el toma HDMI, la doble entrada USB o la posibilidad de armar un “Hot Spot” de Wi-Fi dentro del auto.

El sistema multimedia incluye el App-Connect, compatible con Android Auto y con Apple iOS

Y llegamos a hablar del precio. La gama del Civic tiene hoy por hoy tres versiones: el 2.0 EX (469.000 Pesos), el 2.0 EX-L (528.400 Pesos) y la variante probada con el motor turbo, el 1.5 EX-T por el cual honda pone un precio de lista de 651.000 Pesos. Es un precio muy elevado, unos 41.100 dólares al cambio oficial. Sus competidores de franja, algunos incluso con motorizaciones mas potentes como el Renault Fluence GT2 de 190cv o el Vento GLI con sus 211 cv cuestan menos que éste Civic full.

Es más, por el mismo monto – o apenas 5.000 Pesos mas, uno puede elegir un auto del segmento superior, como el Ford Mondeo SE de 240cv y elevado nivel de equipamiento. Los Honda siempre fueron mas caros en nuestro país y parece haber una clientela que lo respalda, eligiendolos. En el caso del nuevo Civic, realmente es un buen auto, pero quedará en la voluntad de cada consumidor avalar o no este precio. 

El nuevo Civic está disponible en una restringida paleta de solo 4 colores (blanco, plateado metalizado, gris medio metalizado y negro), a los que se suma un quinto (blanco perlado), exclusivo para esta versión EX-T. La garantía, como siempre e los Honda, es de 3 años o 100.000 kilómetros.

Qué nos encantó del Honda Civic 1.5 Turbo:

  • Diseño original
  • Calidad general elevada
  • Nuevo motor moderno, elástico y económico
  • Comportamiento dinámico
  • Equipamiento 
  • Habitabilidad interior
  • Sistema de info-entretenimiento muy completo

Qué no le perdonamos al Honda Civic 1.5 Turbo:        

  • Precio demasiado elevado
  • Algunos faltantes de equipamiento por el precio
  • Comportamiento caja CVT
  • Sin opciones de caja manual
  • Algunos reflejos de luz molestos en pantallas 
  • Falta séptimo airbag
  • Rueda de auxilio temporal
  • Sin antiniebla trasero

Añadir Comentario

Presione aqui para dejar un comentario